sec-corbata

Tensión y vueltas en el gobierno por el protocolo para abortos no punibles

El gobierno nacional amagó con revocar el nuevo "Protocolo para la atención integral de las personas con derecho a la interrupción legal del embarazo (ILE)” que se había publicado el miércoles con la firma del secretario de Salud, Adolfo Rubinstein, quien quedó en la cuerda floja. La tensión del espacio generó una indecisión por parte del Ejecutivo que no termina de confirmar si desiste de la resolución, la modifica o la mantiene. 

La actualización del Protocolo impulsada por la Secretaría de Salud, que servía como guía de atención para los abortos no punibles. En rigor, se adecuó a "normativas internacionales", para garantizar y no obstruir el derecho a interrumpir un embarazo cuando ponga en riesgo la vida de la embarazada o si fue víctima de una violación, donde prima la voluntad a partir de los 13 años.

La contradicción en el gobierno construyó un verdadero papelón institucional. A veinte días de abandonar el gobierno, en Juntos por el Cambio se desató un foco de tensión entre el macrismo y el radicalismo.

Esta mañana el senador oficialista Federico Pinedo, partidario de “las dos vidas” criticó con dureza al secretario de Salud. Mientras que radicales, como Ernesto Sánz y Martín Lousteau le dieron su respaldo. Desde el gobierno en un primer momento dijeron que “se cortó solo” pero lo cierto es que la burocracia no facilita ese tipo de autonomía.

En las últimas horas del miércoles la información indicaba que el ministerio de Desarrollo Social que conduce Carolina Stanley presentaría un texto revocatorio de la resolución de Salud, decisión que se reflejó este jueves en el Boletín Oficial.

COMENTARIOS

*Los comentarios que integran esta discusión no representan la opinión de RosarioPlus. Son opiniones personales de los usuarios

Seguí leyendo