sec-corbata

Sain agitó la quinta de los espías y Alberto mandó a refutarlo

La opinión lanzada por el actual funcionario del Ministerio Público Fiscal santafesino, Marcelo Sain, acerca de eliminar la Agencia Federal de Inteligencia puso en un inesperado apuro la figura del presidente electo Alberto Fernández, y obligó a su mano derecha, Santiago Cafiero, a salir a desmentir que esa hipótesis pertenezca a los planes del próximo gobierno. Y con ello, el ex viceministro de Seguridad bonaerense descendió en la consideración de la cocina del Frente de Todos, cuando en Santa Fe hay quienes operan para sentarlo como ministro de Seguridad de Omar Perotti.

Sain había opinado en distintas notas periodísticas sobre su intención de suprimir la ex Side y blindar los ámbitos judiciales respecto de los espías, al atribuirle el origen de todos los males de la gobernabilidad. La opinión se reflejó ya como un supuesto adelanto de gobierno en boca de la inesperada tuittera política Luciana Salazar. 

La versión nunca estuvo en las conjeturas de Fernández, pero creció como bola de nieve y obligó a Cafiero a salirle al cruce y desmentirla. “Los servicios de inteligencia protagonizaron historias muy oscuras en la política argentina. Tomárselos a la ligera difundiendo información falsa es una actitud que no ayuda”, fustigó quien será hombre clave en el próximo gabinete nacional.

Incluso el propio mandatario electo refutó esa idea impulsada por Sain. En declaraciones radiales, Fernández echó por tierra: “Esto también son parte de especulaciones. Conozco la fuente, eso son cosas que hay que ver con detalle porque no son cosas simples de resolver. Hay un sistema de inteligencia funcionando y la verdad es que lo que la Argentina lo que no puede es prescindir de este”. Sin mencionar destinatarios, Alberto hizo un tiro por elevación: “Lo que me preocupa es la cantidad de cosas estúpidas que se escriben en base a la especulación”.

No es la primera vez que Sain suscita conflictos hacia el interior del PJ, o en este caso ya el Frente de Todos. Hace un par de años fue el dirigente Eduardo Valdés, ex embajador en el Vaticano –y a la sazón, padrino político de María Eugenia Bielsa en el concierto nacional del PJ–, quien lo cruzó con dureza porque Sain había acusado al Partido Justicialista de operar con Clarín contra Aníbal Fernández en la interna bonaerense, según publicó entonces el portal politicargentina.com

Valdés es uno de los hombres fuertes en el núcleo duro del albertismo que está construyendo el armado político de lo que viene. Por eso, aquel reto de antaño vuelve como un bumeran. 

 

COMENTARIOS

*Los comentarios que integran esta discusión no representan la opinión de RosarioPlus. Son opiniones personales de los usuarios

Seguí leyendo