¿Resignar salarios para mantener el nivel de empleo?

“Resignar salarios para mantener el nivel de empleo”, es una de las frases con la que anuncian el nuevo escenario los economistas de la Alianza Cambiemos. La frase es, a la vez, una advertencia y una amenaza: los salarios van a caer, y si los trabajadores no se resignan, habrá despidos. En la frase se manifiesta la concepción de que el salario es un costo. Desde el punto de vista de un empresario individual esto es así. Sin embargo, desde el punto de vista del conjunto de la economía, el salario no es un costo sino un ingreso, como la ganancia empresaria ¿Se le ocurriría acaso a un empresario pensar que la ganancia es un costo?

De la serie Humor Peiso, 1/11/2015. Diego Pares. 

Henry Ford, decía que para tener una economía sólida, se precisaban salarios altos. El hombre producía autos y entendió que para poder venderlos, se necesitaba una clase trabajadora con elevado poder adquisitivo. La lógica es sencilla: el poder adquisitivo de los salarios es a la vez el poder de ventas de los empresarios que producen bienes de consumo masivo. Cuanto más pueden comprar los trabajadores, más pueden producir los empresarios y por lo tanto, más trabajadores tendrán lugar dentro del sistema productivo. Si se bajaran los salarios, caerían las ventas. ¿Es creíble que con un nivel de ventas a la baja, se mantendrían los puestos de trabajo sólo porque ahora son más baratos? Por más baratos que éstos sean, serían innecesarios, porque las ventas están cayendo y hay que producir menos bienes. Recordemos que para el empresario individual el salario es un costo. ¿Mantendría este empresario un costo que ahora es innecesario?.

La lógica de aceptar menores niveles salariales para que crezca la economía es reemplazar el pensamiento económico, por el pensamiento empresarial más estrecho. No funciona. Si caen los salarios, pronto caerá también el nivel de empleo. Porque, en definitiva, son esos altos salarios los que permiten el elevado nivel de actividad. En un escenario internacional desfavorable, el crecimiento sólo puede asentarse en el mercado interno. El mercado interno somos todos nosotros, nuestros salarios, nuestro poder adquisitivo. Nuestros puestos de trabajo dependen de ese mercado interno. Si aceptamos la caída de salarios, estaríamos aceptando el crecimiento del desempleo, de la pobreza y de la indigencia.

COMENTARIOS

*Los comentarios que integran esta discusión no representan la opinión de RosarioPlus. Son opiniones personales de los usuarios

Seguí leyendo