sec-corbata

¿Qué busca Lifschitz al proponer la desfederalización de las causas de drogas?

La desfederalización del narcomenudeo volvió a instalarse en la agenda luego de que el gobernador Miguel Lifschitz anunciara su intención de proponer cambios al proyecto que ya tiene media sanción del Senado y darle un cambio a la investigación penal. ¿Qué es y por qué se avanza en la iniciativa?

Si bien los delitos de narcotráfico pertenecen a la esfera de la persecución federal, la ley nacional 26.052 del año 2005 posibilita al Estado Nacional desprenderse de su competencia para investigar y juzgar delitos del tráfico en pequeña escala y del usuario de drogas. Es decir, habilita a las provincias a hacerse cargo del narcomenudeo a partir de la adhesión a la ley, que es lo que se busca ahora. Incluso la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, pidió que esto suceda en Santa Fe.

La diferencia entre el narcotráfico y el narcomenudeo es su escala: éste refiere a cuando "se comercie, entregue, suministre o facilite estupefacientes fraccionados en dosis destinadas directamente al consumidor". Pero también la siembra o cultivo de plantas destinadas a obtener estupefacientes para consumo personal, y la tenencia para consumo de estupefacientes.

La mirada oficial

Pero el gobernador Miguel Lifschitz explica que no sólo se busca perseguir el negocio de las drogas sino bajar los índices de la violencia, porque “el fenómeno violento está directamente asociado con la venta de drogas”.

“El diagnóstico, después de haberlo analizado una y mil veces, en casi todos los casos, digamos la gran mayoría (…) un 70/80% de los homicidios está vinculado a los grupos que se disputan territorialmente la venta de drogas. Es prácticamente investigar lo mismo: al investigar una balacera, un homicidio, una usurpación, amenaza, detrás hay un tema de narcomenudeo”, argumentó el gobernador.

Además, el socialista se atajó de las críticas y planteó que "no es objeto de esta ley perseguir al consumidor". "Hay fallos en la Corte además (que respaldan al consumidor) Y ni siquiera perseguir al pequeño distribuidor que por ejemplo distribuye entre los amigos. Hay que apuntar a las organizaciones delictivas, a los grupos violentos que se vinculan con el narcotráfico pero también al robo, a las entraderas, donde el narcomenudeo es una parte de su negocio".

COMENTARIOS

*Los comentarios que integran esta discusión no representan la opinión de RosarioPlus. Son opiniones personales de los usuarios

Seguí leyendo