sec-corbata

Piden la clausura definitiva de dos cuestionados bares

El Concejo le pidió este jueves al municipio que clausure de manera definitiva los cuestionados bares Jalizco y Don Nadie, que se encuentran a pocos metros de distancia en la avenida Eva Perón de Fisherton, donde se dieron episodios violentos en las últimas semanas. Por iniciativa de los ediles María Eugenia Schmuck y Sebastián Chale, acompañados por sus pares, se le exige a la Municipalidad que decrete la caducidad definitiva de la habilitación de ambos locales nocturnos.

En los últimos días, ambos bares quedaron en el ojo de la tormenta por episodios de violencia que se sucedieron en sus puertas, que se encuentran a poco menos de una cuadra de distancia. Esa proximidad, sostienen los ediles, fomenta que quienes asisten a un lugar luego concurran al otro y los altercados e irregularidades continúen entre ambos.

Primero, fue Jalizco, de Eva Perón 7723, escenario de un hecho violento: en la madrugada del viernes 20 de octubre un cliente del local nocturno fue expulsado por su estado de ebriedad y, en represalia, propició una multiplicidad de balazos al frente del local afectando incluso a negocios linderos. Fueron trece las vainas servidas que se contaron en la vereda del lugar.

Esta semana, otra balacera sacudió al barrio, pero esta vez en la vereda de Don Nadie, en Eva Perón 7850. Este domingo a la mañana temprano, hubo una discusión entre varios hombres; luego, un grupo se alejó del lugar y regresó a los tiros contra la fachada del local. No hubo heridos a pesar de que en el interior del bar aún había clientela.

“No es la primera vez que suceden hechos de violencia en las inmediaciones de este bar”, advirtieron los concejales, quienes recordaron que en 2014, luego de cuatro denuncias, el local fue clausurado. Jalizco también fue clausurado en numerosas ocasiones. La más reciente fue producto de un homicidio en la puerta del lugar en julio de 2014 cuando un joven de 19 años fue asesinado por un grupo que personas con quienes discutió dentro del local.

“Los comerciantes y vecinos de la zona estás consternados, preocupados y hartos del caos que con mayor o menor gravedad se repiten todos los fines de semana por el funcionamiento del lugar habilitado como bar con espectáculos públicos”, sostienen los concejales y agregan que “es necesario que se tomen medidas con la mayor celeridad posible, dejando sin efecto la habilitación de estos lugares que generan semejantes disturbios para evitar que se produzca una tragedia y aportar a que se puedan desarrollar sin obstrucciones las investigaciones judiciales”. 

COMENTARIOS

*Los comentarios que integran esta discusión no representan la opinión de RosarioPlus. Son opiniones personales de los usuarios

Seguí leyendo