sec-corbata

Morir tras una detención: otro caso pone en la mira al accionar policial

Cristian Ordónez, de 24 años, falleció hace diez días tras ser detenido en la vía pública. La policía sostiene que el muchacho estaba exaltado y que se descompuso dentro de una comisaría. La familia denuncia golpes y un procedimiento muy irregular. La autopsia se hará en la Corte Suprema de la Nación

Cristian murió en el Provincial, luego de pasar por el Gamen

Según su familia, Cristian Ordónez festejó el Día de la Madre sin sobresalto alguno. Luego del almuerzo compartió mates y tortas fritas hasta las últimas horas de la tarde. “Salgo con los pibes”, le dijo a su pareja cuando el encuentro familiar llegó a su fin.

A las 21 se comunicó a través de su celular y a las 22.10 fue su última conexión de WhatsApp. Sus seres queridos volvieron a saber de él a las 19 del otro día, cuando una médica del Hospital Provincial confirmó la peor noticia: el joven había fallecido tras haber sido derivado en un estado muy delicado de otro nosocomio.

Lo que ocurrió en ese ese lapso de tiempo tiene dos versiones. El informe policial indica que el muchacho, de 24 años, corrió por los techos de la cuadra de Comandante Espora al 300 de Villa Gobernador Gálvez, su ciudad de residencia. Los vecinos llamaron al 911 y un grupo de agentes llegó al lugar a los pocos minutos.

El parte oficial dice que Cristian se arrojó de un techo, que quiso escapar y que lo esposaron en medio de un cuadro de mucho “exaltación y euforia”. Que lo trasladaron a la comisaría 29 para “resguardarlo” y que se descompensó minutos más tarde, por lo que fue derivado de urgencia al hospital Gamen, a donde entró con un paro cardiorrespiratorio del que logró salir mediante una reanimación cardiopulmonar. Por la gravedad del cuadro, los médicos resolvieron trasladarlo a Rosario.

Según su familia, Cristian tenía su documento y su teléfono al momento de ser detenido. Sin embargo, ningún policía alertó de lo que estaba pasando. Recién fueron notificados a la tarde del día siguiente, cuando su ingresó quedó registrado en la guardia del Hospital Provincial.

Ese “largo silencio” despierta sospechas en la familia Ordóñez, que con el paso de las horas hizo su propia reconstrucción de lo sucedido al escuchar testimonios de los vecinos de la cuadra.

“La gente tiene miedo de hablar, pero nos contaron que a Cristian lo golpearon y que hay hasta videos donde se ve la violencia de la policía en la detención”, le contó a Rosarioplus.com  Adriana, tía de la víctima y vocera de la familia.

La otra gran duda a despejar está centrada en la cantidad de tiempo que el joven estuvo dentro del patrullero y si fue llevado a una comisaría, tal como sostiene la policía.

“Nosotros creemos que lo llevaron a dar vueltas y que lo dejaron en el Gamen al notar que estaba descompuesto”, detalló Adriana. La información que arrojen los GPS de los móviles que participaron en el operativo será determinante para despejar esta incógnita.

“Según los policías, fue llevado a la comisaría donde se descompensó y luego trasladado el Gamen. Igualmente esperamos los datos de los GPS para corroborar si esto fue así”, aclararon desde Fiscalía.

Por el momento, no se tomaron medidas contra los uniformados que llegaron hasta la calle Comandante Espora la noche del 15 de octubre. “Faltan pericias claves, entre ellas, la autopsia”, explicaron los investigadores.

“¿Por qué la policía no se ajustó a su protocolo?”

Cristian Ordoñez estaba en pareja y tenía dos hijos pequeños. Era pintor, carpintero y herrero. Se daba mucha maña para los trabajos manuales, cuenta su familia. En su adolescencia tuvo problemas con las drogas, un problema que logró superar gracias a la contención que encontró en la iglesia evangélica del barrio.

Adriana cree que su sobrino sufrió una recaída en el momento que lo apresó la policía. No juzga ni a los vecinos que llamaron al 911 ni a la decisión de los policías de arrestarlo. Pero no entiende cómo los efectivos no realizaron un procedimiento según lo que marca la ley. “Lo golpearon, no lo calmaron, no avisaron a la familia y no registraron la detención”, afirmó.

“Al patrullero lo subieron con vida, eso es seguro. Pero ya después no sabemos qué pasó. Por eso estamos luchando para conocer la verdad, para poder nosotros hacer el duelo y que él pueda descansar en paz”, agregó consternada la mujer.

La segunda pelea de la familia pasa por borrar "el mote de chorro” que la sociedad le puso a Cristian ni bien se difundió la noticia. “Que se lo ensucie así es muy feo. Era un pibe laburador sin ningún antecedente penal. Nos duelen las cosas que se dicen”, admitió Adriana.

La autopsia en Buenos Aires, lejos del IML

Los resultados que se obtengan de la examinación del cuerpo serán determinantes para el devenir de la investigación. Por tal motivo, los abogados de la familia Ordoñez solicitaron que el peritaje se realice en la Corte Suprema de Nación.

Las últimas denuncias que pesan contra el Instituto Médico Legal en casos de violencia institucional empiezan a generar desconfianza en los forenses locales. En el último caso, el de la docente María de los Angeles Paris, la reautopsia arrojó un resultado muy distinto al que se había obtenido en el primer análisis.

“Sabemos que el cuerpo va a hablar y nos va a decir la verdad. Pero queremos que se haga una buena autopsia. Y la verdad es que desconfiamos del IML, hay muchas denuncias por complicidad”, explicó Adriana.

En la audiencia de este martes, el juez Hernán Postma avaló el pedido de la defensa y ordenó que la autopsia se realice en el Cuerpo Médico Forense de la Corte Suprema de la Nación, en Capital Federal.

El magistrado dejó abierta la posibilidad de que las partes nombren peritos del IML o de otros organismos para que “realicen actos de control de la medida dispuesta”. Aún falta definir la fecha del procedimiento.

COMENTARIOS

*Los comentarios que integran esta discusión no representan la opinión de RosarioPlus. Son opiniones personales de los usuarios

Seguí leyendo