sec-corbata

Monchi Cantero denunció un intento de soborno y acusó a Bonfatti, al juez Vienna y a Luis Paz

En solo cinco minutos, breves pero intensos, Ramón Ezequiel Machuca le puso pimienta al juicio oral contra la banda Los Monos, de la cual los fiscales le endilgan su liderazgo y por lo que quieren que sea condenado a 41 años de prisión. A la hora de dar su primera declaración, el hijo adoptivo de Máximo Ariel Cantero y Celestina Contreras cargó contra "el socialismo", el juez Juan Carlos Vienna y la División Judiciales de la Unidad Regional II como los gestores de la investigación que los puso a él y a su entorno en el centro de la escena.

"Yo no estaría acá sentado si hubiera aceptado comprar la causa cuando la brigada de Judiciales (sic) vino a vendérmela por un millón de pesos", lanzó Machuca delante del tribunal. Y en otro tramo, en un requiebre de voz, aseveró: "Yo nunca maté a nadie ni mandé a matar".

Luego de la declaración de los policías Cárdenas y Herrera, y de Lorena Verdún -ex pareja del Pájaro Cantero- el último de los acusados que se mantuvo prófugo hasta caer preso el año pasado en Buenos Aires consideró que él y sus co imputados son "el chivo expiatorio del socialismo".

En este sentido, interpretó que la causa Los Monos fue la respuesta del gobierno provincial a la imagen construida que el gobierno kirchnerista erigió de Santa Fe desde el día en que el diputado nacional Pedro Larroque acuñó el estigma de "narcosocialismo". 

"Hubo un pacto entre el socialismo, el juez Vienna, Luis Paz y la División Judiciales. Nos tomaron a nosotros como una asociación ilícita criminal para mostrar que nosotros somos el monstruo, el mal de la provincia, pero en verdad lo que pasa es una farsa", enfatizó Monchi Cantero.

Sólo cinco minutos que exprimió al máximo en lo que evidenció estar estudiado, sobre todo hacia dónde asestar los golpes para defenderse de las acusaciones.  Allí acusó al ex gobernador de Santa Fe, Antonio Bonfatti, de tener un auto a su nombre, un Chevrolet Cruze, que fue a parar a manos de Luis Medina, el empresario que fue vinculado con el narcotráfico y que murió asesinado el 29 de diciembre de 2013. Fue entonces cuando se preguntó cómo Medina había llegado a lograr la autorización municipal para abrir una franquicia del boliche Esperanto, en  Zeballos y Presidente Roca, algo que finalmente no prosperó por resistencia del vecindario.

En esta línea argumental, el principal imputado de la causa dijo que "los que tienen que dar explicaciones acá son los cuatro magníficos: el socialismo, Vienna, la brigada Judiciales y Luis Paz", en alusión al padre de Martín "Fantasma" Paz, cuyo asesinato -en abril de 2012- fue la chispa que desató un vendaval de homicidios, venganzas y, por ende, la investigación iniciada por Vienna y que desembocó en la causa Los Monos.

La presunta relación con Luis Paz y el por entonces juez de Instrucción de la causa, Juan Carlos Vienna, no fue pasada por alto: dijo que fue él quien consiguió la prueba del viaje de Vienna junto a Paz a Estadios Unidos a ver una pelea de boxeo.De esta manera, Machuca solicitó con picardía a los jueces Ismael Manfrín, Marisol Usandizaga e Isabel Mas Varela que incorporen a la lista de testigos a "la novia de Luis Paz y a la novia de Vienna".
 

COMENTARIOS

*Los comentarios que integran esta discusión no representan la opinión de RosarioPlus. Son opiniones personales de los usuarios

Seguí leyendo