sec-juego

Mbappé, el otro niño endiablado que cacheteó a la Argentina

El 30 de junio de 1998, Michael Owen de 19 años, tomó la pelota en mitad de cancha, se escapó de José Chamot con la agilidad de una laucha, y después de esquivar a Roberto Ayala con un simple amague, la colgó de un ángulo. Fresco, veloz, desfachatado. Así el delantero con cara de niño empataba transitoriamente el partido entre Inglaterra y Argentina aquella noche eléctrica en Saint-Etienee, pero sobre todo imponía la juventud sobre la experiencia a la vista de un Mundial.

Aquel día Kylian Mbappé no había nacido. Exactamente 20 años después, es el 10 de Francia y tiene varias coincidencias con Owen. Tiene 19 años como Owen, vuela en el césped como él y enfrenta a la selección argentina en octavos de final de una Copa del Mundo.

También refriega por la cara las ventajas atléticas de la edad y deja en claro que la no renovación en el fútbol puede ser fatal. O al revés, el recambio necesario. La diferencia entre ambos es que el inglés tuvo sólo un arrebato transitorio, pero el francés metió el puñal en el pescuezo y dejó desangrar. Un fuera de serie que aún ni arrancó.

La primera imagen de este mediapunta fue pasados los diez minutos. Agarró un rebote a la salida de su área y corrió con la efusividad que lo hace un nadador en su andarivel. Rojo lo tuvo que chocar sino se metía con Armani y todo en el arco. Penal y gol de Francia.

 

En el segundo tiempo se despachó con dos goles en cuatro minutos y bajó el martillo, no sólo de la justicia deportiva, sino en la cabeza de los jugadores argentinos que quedaron groguis. Luego, dos o tres jugadas más que demostraron su fortaleza física. Es grandote, pero tiene técnica. El Real Madrid promete sacarlo del tibio PSG y darle el marco para la gloria.

Se dijo hasta cansar que iba a salir disparado como una flecha cuando Argentina perdiera la pelota, en la "transición" según Jorge Sampaoli pero ni su advertencia, ni su estrategia, y mucho menos el rendimiento de los jugadores argentinos, lograron frenar al pibe pantera que frustró otro Mundial al fútbol argentino.  

COMENTARIOS

*Los comentarios que integran esta discusión no representan la opinión de RosarioPlus. Son opiniones personales de los usuarios

Seguí leyendo