sec-corbata

Los riesgos ocultos de la propuesta de Macri para pagarle a Santa Fe

Nada de cash, casi todo en títulos públicos, y un poco en obras públicas y terrenos federales. En eso consiste a primera propuesta -y quizás definitiva- que Nación puso sobre la mesa para empezar a cerrar la deuda histórica de coparticipación, algo muy diferente a las aspiraciones iniciales de la Casa Gris. Es que esperaban desembolsos en efectivo y volcarlos en obras propias, pero por ahora los bonos son la opción más firme. ¿Por qué ni un billete y sí papeles?

En la reunión del martes con el gobernador Miguel Lifschitz, confirmó lo que el socialista ya presentía: tachó el dinero fresco como posibilidad, y mantuvo la postura de combinar títulos más obras. "La propuesta con bonos nos permite no impactar de lleno en los presupuestos próximos que todavía son deficitarios, y con obras públicas que recibirá Santa Fe como nunca antes en la historia”, prometió el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, en LT8.

La opción de los títulos públicos sube silenciosa y firme como la marea, pero los riesgos asoman y no bajan. El primer alerta llegó desde la Casa Gris. Es que si hay pago en bonos, pretende que tengan liquidez, que los pueda vender en el mercado si lo requiere y no esperar años por el vencimiento.

“No está mal que nos paguen con un bono, pero en bonos que no sean específicos emitidos para Santa Fe que luego en el mercado nadie los compre", apuntaron en diciembre pasado desde el Ministerio de Economía provincial. En esos mismos despachos ahora mismo están cocinando la sensación de que algo así sucederá. O cosa parecida.

El tuit de Frigerio guar

da relación con parte de la oferta planteada: obras para

Santa Fe, que igualmente luego tambén capitalizará políticamente Nación. 

 

El economista Federico Fiscella considera que semejante cantidad de deuda requeriría una cantidad de días interminables para ser absorbida por el mercado. Son unos 2.000 millones de dólares (50 mil millones de pesos que pretende el socialismo). A modo de ejemplo: si Nación pagara con el Bonar 2024, necesitaría entre 30 y 60 días vendiendo diariamente y exclusivamente la Provincia en el mercado financiero para hacerlos plata contante y sonante.

Otro de los riesgos surge del sentido común: Santa Fe es una provincia que no tiene deudas ni riesgos, y al aceptar bonos en pesos, se somete a los vaivenes de un gobierno que está endeudado. Por ejemplo, que se siga licuando la deuda producto de una devaluación o a algún movimiento de Donald Trump. 

Todo cocinado

Por otro lado, la propuesta estaba definida desde hace meses. Así lo dio a entender el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, cuando explicó en el Congreso que los bonos se encaminaban a ser la opción de pago de la deuda histórica. En ese momento anunció que en el Presupuesto 2018 no se había incluido ningún concepto de pago de la deuda. 

“No es necesario tener recursos adicionales en el Presupuesto para llegar a un acuerdo respecto del bono que muy probablemente no genere pagos en 2018. Dependerá de las condiciones del bono, si capitaliza intereses, si no capitaliza, cuánto paga el capital pero es muy difícil que registren pagos el primer año de su emisión”, advirtió el especialista.

COMENTARIOS

*Los comentarios que integran esta discusión no representan la opinión de RosarioPlus. Son opiniones personales de los usuarios

Seguí leyendo