Las apps de delivery ya trabajan con los super: fuerte impacto en firmas locales

El dueño de una empresa de logística que hace las entregas de los pedidos online a los supermercados hizo una larga catarsis en el Concejo por la reciente irrupción de las plataformas de reparto en este rubro. Denuncia una "enorme competencia desleal". Los ediles no supieron darle una solución inmediata a su planteo

La ecuación es sencilla. Juan Manuel de Rosas y su empresa cobran 100 pesos por cada reparto que le hacen a un supermercado. La firma está registrada y habilitada por el municipio. Paga 10 mil pesos mensuales de Derecho de Registro de Inspección (Drei). Tiene 16 empleados en blanco. Y todas las certificaciones correspondientes para transportar alimentos.

Glovo y Rappi, dos de las tres plataformas de delivery que operan en la ciudad, cobran 35 pesos por cada envío. La primera apps trabaja con Coto. La segunda, con La Gallega. No están habilitadas, no pagan tasa o impuesto alguno, no tienen trabajadores registrados, ni tampoco los permisos para trasladar productos refrigerados, entre tantas otras irregularidades. 

La competencia desleal que sufre Juan Manuel y Nef Logística, su compañía, se convirtió esta mañana en el principal tema de debate de la comisión de Producción del Concejo Municipal. Son muchas las empresas locales que, en medio del actual escenario recesivo, ven caer aún más sus facturaciones por la irrupción de plataformas virtuales que promueven la entrega de pedidos domiciliarios a través de aplicaciones de internet. 

Desde hace dos meses ofrecen entre sus servicios el envío de las compras de los supermercados que los usuarios hacen a través de la web. El primer convenio lo hizo Globo con Coto. La Gallega no se quiso quedar atrás y en las últimas semanas rubricó un acuerdo piloto por seis meses sin cargo con Rappi. Pedidos Ya, la única habilitada y con papales de estas nuevas firmas, tiene un contrato similar con Jumbo. 

"Si la competencia lo tiene, nosotros también lo tenemos que tener", le dijeron a Juan Manuel las autoridades de La Gallega cuando fue a pedir explicaciones por tener que competir en clara desventaja comercial. Sin respuestas en el ámbito privado, se acercó al Concejo con la esperanza de encontrar  alguna solución por parte de los representantes del Estado     

Su catarsis la escucharon los concejales Eduardo Toniolli--promotor de la audiencia--, Lisandro Zeno, Enrique Estévez y Roy López Molina. El empresario admitió que en estos meses tuvo una "caída importante en los ingresos" y no descartó "reducir personal" si las apps ganan cada vez más terreno en este mercado. "No queremos que cierren ni que echen a sus trabajadores. Solo pedimos una competencia leal, con las mismas armas y reglas", pidió.

Contó que estas plataformas utilizan "autos particulares o remises truchos" cuando los pedidos a retirar en los supermercados son muy grandes. "No garantizan la cadena de frío, ni tienen los certificados correspondientes para transportar alimentos refrigerados. Estamos hablando de un cúmulo de irregularidades", denunció.

Sin respuestas

Los concejales le agradecieron al empresario por su testimonio y le pidieron paciencia para encontrar alguna solución a su reclamo. "No tenemos una respuesta concreta para darte en este momento por la complejidad del tema", admitió Toniolli, el edil más comprometido con la causa. 

Los concejales abrieron luego el debate sobre qué hacer ante denuncias que se repiten desde que estas plataformas virtuales se instalaron en Rosario.  

Toniolli desmintió un "vació legal por una modalidad nueva" como argumentan algunos funcionarios del municipio. Citó el decreto Nº 1818 del 2014 sobre "permisos y habilitaciones" para poder "intimar y exigir" que estas firmas se ajusten a la ley.

"Levantamos a los vendedores ambulantes senegaleses que están parados en una esquina, pero permitimos que plataformas que no están habilitadas operen cada vez con más fuerza. No suena nada coherente", planteó el dirigente justicialista.   

El socialista Estévez reconoció "el problema en puerta", pero pidió tiempo para profundizar una discusión que se está dando en gran parte del mundo sobre cómo regular a estas plataformas". "Lamentablemente no tenemos soluciones rápidas", dijo. "No coincido, con la legislación actual se puede actuar", retrucó Tonioli. 

COMENTARIOS

*Los comentarios que integran esta discusión no representan la opinión de RosarioPlus. Son opiniones personales de los usuarios

Seguí leyendo