sec-corbata

La sustracción de identidad, narrada en primera persona

Dos rosarinas que fueron apropiadas cuando nacieron contaron subre su búsqueda y su derecho a recuperar su identidad y sus familias de origen. Ellas son dos de los tres millones de argentinos que se estima, fueron sustraidos y sus identidades sustituidas

Se calcula que más de tres millones de personas fueron apropiadas en Argentina y su identidad fue sustituida, y aunque es un delito la sustracción y el tráfico de personas, hay un vacío legal, en este flagelo que ocurre desde antes de la última dictadura y continúa sin resolverse en la actualidad. Entre este viernes y sábado, se realizó la primera jornada en Rosario sobre el derecho a la identidad, organizada por el Ministerio de Justicia y Derechos Humanos y el Colegio de Psicólogos de la 2ª Circunscripción.

En ese marco, María Eugenia Atencio y Alejandra Gurovici, integrantes de la Organización Primera Página compartieron sus historias de vida en diálogo con Verónica Luchessi en Sí 98.9. Ambas fueron apropiadas al nacer y vivieron una vida con identidad usurpada. La incertidumbre sobre quiénes son es un dolor tan fuerte como la injusticia para ambas.

Atencio nació en 1973. Su partida de nacimiento es apócrifa, y aunque festeja su cumpleaños el 4 de junio, no le consta que ese sea el día de su nacimiento. Recién supo hace cinco años que fue sustraída: “Siempre lo supe interiormente. Mi papá me confirmó que me fue a buscar al Sanatorio Norte, y que a quien me entrego lo asesinaron después por traficar chicos. Me dijo que jamás habló de mi adopción con nadie, y que me llevó a vivir al norte para que nadie pregunte sobre mi origen”, recordó.

Aseguró que su padrastro no sabe de sus orígenes porque no conoció a sus padres,  pero le aseguró que no es hija de desaparecidos. “Mis primos y tíos no saben nada, y tampoco quieren hablar del tema. Son mi familia, pero eso no quita que tengo el derecho a saber de dónde vengo. Los médicos cuando consulto me preguntan antecedentes genéticos, y no tengo donde buscarlos”, apuntó.

Maria Eugenia recordó que en su búsqueda hizo declaraciones en la Secretaría de Derechos Humanos de Rosario, donde se está haciendo una estadística de casos, y cada vez es más la gente que suma sus historias.

Atencio se sumó a un grupo de personas que nacieron bajo la asistencia de la misma partera: “Queremos denunciarla en la Justicia. Ella aduce que somos unos desagradecidos porque nos dio una buena vida, dice que somos desgraciados por no tener la gracia de saber de dónde venimos. Pero esto no es un capricho, es un derecho, nos ponemos esta causa al hombro para que muchos otros escuchen y busquen su identidad. Es un derecho humano”, afirmó.

Alejandra Gurovici nació en 1958, y se enteró que su familia no era su familia hace 26 años. “Tuve oportunidad de hablar con el médico y la partera que me entregaron, amigos, vecinos y parientes. Nunca pude obtener un solo dato. No tengo certeza siquiera de dónde nací, supongo que acá o en San Lorenzo porque los profesionales de la salud son rosarinos”, indicó.

Alejandra mencionó un banco genético de Estados Unidos, del que participan muchísimos argentinos, que dan su muestra de saliva, y allí se cruza la información con todas las personas que forman parte del banco, y se detecta relación hasta cinco generaciones. “Podés dejar tu muestra y que en seis meses se encuentre familiares cercanos. Hubo encuentros de argentinos con hermanos, y hasta de una madre biológica aun estando fallecida”, señaló. El doctor Ramiro Colabianchi es quien coordina la búsqueda genética desde Rosario, reune a quienes buscan su identidad y manda mensualmente las muestras a EEUU, de manera gratuita para los pacientes.

“Tengo cuatro hijos, y cuando supe que fui apropiada ellos eran chiquitos, y lo primero fue contarles eso, es un tema instalado. Ellos forman parte de la búsqueda, han dado muestras de saliva, ayudan recortando noticias, porque es también identidad de ellos, no tienen abuelos maternos biológicos”, agregó Gurovici.

La Organización Primera Página se reune una vez por mes en la iglesia Perpetuo Socorro. Lanzaron un sitio web con sus historias, donde se puede ver los varios paneles de la jornada sobre identidad. Su correo es nuestraprimerapagina@gmail.com.  

COMENTARIOS

*Los comentarios que integran esta discusión no representan la opinión de RosarioPlus. Son opiniones personales de los usuarios

Seguí leyendo