sec-corbata

La rosca de Balcedo con la Iglesia para recaudar en escuelas religiosas de Santa Fe

A partir de un acuerdo con las asociaciones de escuelas privadas, y privadas confesionales, el sindicato de Balcedo recaudaba en concepto de "aportes solidarios". A los que no cumplían, los enjuiciaba, generando una suerte de pyme a costa  de los litigios 

El Sindicato de Obreros y Empleados de Minoridad y Educación (Soeme) conducido por Marcelo Balcedo, detenido en Montevideo e investigado por presunto lavado de dinero, realizó maniobras para llenar sus arcas a partir del descuento de un “aporte solidario” a personal no docente de escuelas privadas confesionales de la ciudad de Santa Fe, amparado por Consejo Superior de Educación Católica. La situación derivó en una fuerte judicialización contra las instituciones que no cumplían con este aporte.

Desde el Sindicato Argentino de Docentes Privados (Sadop) recordaron el prontuario de Balcedo en la provincia de Santa Fe y los artilugios para darle volumen y rentabilidad a su actividad gremial.

En primer lugar, apuró un importante acuerdo en 2011 con los empleadores nucleados en el Consejo Superior de Educación Católica (Consudec) por el que pactaron establecer un descuento compulsivo, llamado “aporte solidario”  del 1% de los empleados no docentes de las escuelas católicas del país, incluida Santa Fe, con la excusa de una supuesta crisis de la Obra Social de Soeme -Ostep-. Al año siguiente este aporte ascendió a 2,5%. Además se pactó un "aporte patronal extraordinario" del 1,2%.

Luego se firmaron acuerdos que se renovaban anualmente con todas las instituciones dependientes de Confederación Argentina de Instituciones Educativas Privadas (Caiep) y la Asociación de Entidades Educativas Privadas Argentina (Adeepra). Algunos aportes llegaban al 2,8% de la remuneración bruta percibida. Los acuerdos se pueden leer en la web de SOEME y tienen fechas desde 2011 al 2013.

Allí, el gremio aclara que los recursos de los aportes son a los "fines sociales, culturales y de capacitación", y que la finalidad  "no es (y nunca lo ha sido en acuerdos similares de años anteriores) el financiamiento de la obra social".

Balcedo fue detenido en Uruguay con 400 mil dólares y armas

Uno de los objetivos era sumar personal no docente a su gremio, principalmente maestranzas y porteros de escuelas. Por eso quedaban eximidos del aporte aquellos afiliados al Soeme como forma de presionar para que los empleados se afilien a él.

“Les firmó un convenio donde le reconocían a un aporte solidario de cada uno de los porteros.  En el Arzobispado de Santa Fe, no así el de Rosario, le dieron entidad a esto y generaron un antecedente, y derivó en intimaciones a un montón de colegios, y es una millonada de plata que pide el gremio”, explicó Martín Lucero de Sadop Rosario.

Desde Sadop sección Santa Fe, Padro Bayúgar, explicó a Rosarioplus.com: “Los empleadores católicos locales honraron el acuerdo nacional, abriéndoles las puertas de las escuelas y exigiendo a sus empleados no docentes que realicen dicho aporte y que se afilien a la también inexistente y desconocida Ostep”.

Para mejorar el resultado del negocio, Soeme pretendió incorporar como no docentes a todos aquellos trabajadores de la educación que no estuvieran efectivamente al frente de alumnos. De esta forma quedaban incluidos los directivos, secretarios, bibliotecarios, preceptores, personal de comedor, administrativos y porteros.

Los juicios

Con el tiempo, cada trabajador comenzó a judicializar el tema porque no comprendían por qué debían aportar a una causa ajena y a un gremio que no le brindaba ningún tipo de beneficio. “Inmediatamente se lograron cautelares judiciales que suspendieron los descuentos, pese a los enojos y aprietes patronales”, explicó Bayúgar en un comunicado.

Pero de parte de Soeme también actuarían judicialmente al ver que las instituciones de varios puntos del país no cumplían con ese aporte solidario. Desde 2014 enviaron cartas documento reclamando el desembolso de miles de pesos ante la negativa de pagar de los establecimientos y, al no obtener respuestas, generaban juicios. Según el diario La Nación, habría 2.000 litigios en todo el país. Desde Sadop calculan que entre 300/400 escuelas privadas santafesinas pueden estar en esta situación. 

“Ellos tercerizaron un estudio jurídico de Buenos Aires y era como una gran pyme a partir de intimaciones. Te reclamaban el 1,5 de los porteros de los últimos años, e imposible de pagar. Así luego llegaban al juicio”, explicó Lucero.

La patota

“Nos llegó el escarmiento. Frente a nuestras denuncias, frente a nuestro firme posicionamiento de defender a los no docentes ante el atropello de Soeme y los patrones, una tarde de noviembre de 2012, Balcedo y un grupo de secuaces, con acompañamiento policial, se hicieron presentes en la sede del Sadop Santa Fe, con la pretensión de tomar la casa de los docentes de escuelas privadas, para amedrentarnos y hacernos callar”, recuerda Bayúgar. Todo quedó en un incómodo momento.

COMENTARIOS

*Los comentarios que integran esta discusión no representan la opinión de RosarioPlus. Son opiniones personales de los usuarios

Seguí leyendo