La nueva licitación para el destino de la basura incluye a los cartoneros

El Concejo le dio luz verde al municipio para que comience el proceso de licitación pública para la contratación del servicio de tratamiento de residuos domiciliarios y compatibles, que actualmente posee el relleno sanitario de la localidad de Ricardone, propiedad de la empresa Resicom. El pliego enviado por el Ejecutivo sufrió una modificación de los ediles para realizar una experiencia piloto de separación en origen y reciclado de residuos, que incorpora a cartoneros como parte del proceso. Por último, también se autorizó al Ejecutivo a tomar un préstamo con la Provincia para construir una nueva planta para tratar residuos reciclables.

Desde la Municipalidad confiaron en que en pocas semanas más abrirá el proceso de licitación para contratar la empresa que se haga cargo de transportar los residuos desde el predio de Bella Vista hacia el sitio donde se realice su disposición final. De todos modos, hasta tanto se complete el proceso, el municipio está autorizado por el Concejo a prorrogar el contrato actual con Resicom para que no se discontinúe el envío de residuos a su disposición final.

Al pliego original que el Ejecutivo había confeccionado y enviado al Concejo en julio de este año, los ediles le introdujeron una modificación que obligará al municipio a encarar una experiencia piloto de separación en origen y reciclado de residuos, que incorpora a cartoneros como parte del proceso, y que será financiada con el 2% de la certificación mensual de la concesión. El proyecto fue elaborado por un conjunto de organizaciones sociales y ambientalistas (el Taller Ecologista, el Movimiento de Trabajadores Excluidos, la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP), y el Grupo Obispo Angelelli).

La iniciativa apunta a desarrollar una experiencia de separación en origen y recolección diferenciada en un área de al menos 40 manzanas, buscando incorporar a recicladores urbanos en el servicio de recolección de los materiales reciclables, y de su traslado y posterior clasificación y tratamiento. Uno de sus impulsores, el edil Eduardo Toniolli, explicó que esta prueba “permitirá disminuir la cantidad de residuos enviados a disposición final, tal como lo establece la largamente incumplida ordenanza de Basura Cero, así como también mejorar la calidad ambiental de la ciudad, otorgando oportunidades de inclusión laboral a recuperadores informales".

Una nueva planta

En el marco de la conformación del nuevo Centro Ambiental de Tratamiento de Residuos, la Municipalidad consiguió del Concejo la aprobación para poder financiar una Planta de Clasificación y Recuperación de Residuos Reciclables. La misma, con una inversión aproximada de 38 millones de pesos, procesará 10 toneladas de residuos por hora, y estará emplazada en el predio de Bella Vista junto a la de Tratamiento y Compostaje. 

Ahora, el municipio podrá acceder al financiamiento del PROMUDI (Programa Municipal de Inversiones), llevado adelante por el Gobierno de la Provincia de Santa Fe, para construir la planta, que tendrá capacidad para procesar unas 10 toneladas de reciclables por hora, y contará con equipamiento y maquinarias para recepción y descarga de camiones de materiales de este tipo. Se proyecta también que reciba el material que hoy es rechazado por la actual Planta de Compostaje, pero que aún contiene materiales pasibles de recuperación para su reprocesamiento. Estas operaciones permitirán aumentar la eficiencia del tratamiento de la planta, logrando así una menor cantidad de rechazo enviado a disposición final.

COMENTARIOS

*Los comentarios que integran esta discusión no representan la opinión de RosarioPlus. Son opiniones personales de los usuarios

Seguí leyendo