sec-corbata

La junta médica concluye que Santiago Maldonado murió por asfixia por sumersión

Santiago Maldonado murió por asfixia por sumersión, ayudada por hipotermia, confirmó este viernes el juez Gustavo Lleral al dar a conocer los resultados de las pericias avaladas por unanimidad por los expertos que intervinieron el el caso.  Las pericias indicaron también que el joven pudo haber permanecido entre más 55 y 73 días en el agua. 

Estas son las conclusiones de la junta médica que analizó la autopsia del joven artesano que fue encontrado muerto en las aguas del río Chubút 78 días después de su desaparición durante un violento desalojo de Gendarmería a un grupo de la comunidad mapuche Lof de Cushamen en Chubut. Asimismo, el informe ratificó que no había golpes o lesiones en el cuerpo de la víctima.

La asfixia por sumersión es aquella que se produce cuando el aire de los pulmones es reemplazado por una sustancia líquida que ingresa por la boca y/o la nariz.

La junta médica estuvo reunida en la sede de la Morgue Judicial del Cuerpo Médico Forense hasta las 14 de este viernes. Según trascendió, las conclusiones fueron aceptadas sin disidencias entre todos los peritos intervinientes.

De todos modos, la investigación seguirá adelante, para tratar de averiguar qué sucedió el día de la muerte de Maldonado. En ese sentido, la próxima semana  se tomará testimonio a miembros de la comunidad mapuche, mientras que el juez Gustavo Lleral ordenó una inspección del lugar donde fue hallado el cuerpo, dentro del Pu Lof.

Asimismo, está previsto que este sábado a la tarde se velen los restos de Maldonado en la ciudad de 25 de Mayo, de donde era oriundo, y si bien su familia aseguró que "serán bienvenidos todos los que quieran acompañar sin banderas polìticas", aclaró que el entierro será el domingo en el marco de una ceremonia privada, en declaraciones a la prensa en la morgue judicial.

COMENTARIOS

*Los comentarios que integran esta discusión no representan la opinión de RosarioPlus. Son opiniones personales de los usuarios

Seguí leyendo