sec-corbata

La escuela que no da abasto entre la inseguridad y el hambre de los pibes

En el colegio 133 de Nuevo Alberdi, conocido como “20 de junio”, necesitan ayuda de todo tipo. Este viernes realizaron un abrazo solidario al establecimiento para reclamar que se terminen los robos en el lugar y además pintaron un panorama desolador por la pobreza en la que viven los chicos que allí estudian.

Cintia Pérez, una docente de la escuela, reveló en diálogo con Si 98.9 que la inseguridad no es el único problema en el barrio del noroeste rosarino. En invierno, las autoridades decidieron adelantar el horario del desayuno porque los alumnos “llegan con hambre”.

“Los chicos acá también tienen su copa de leche, es una contención total. Hemos tenido que adelantar la hora del desayuno de los más grandes. Hay mamás que toman mate durante todo el día para poder darle de comer a los hijos”, narró con angustia la docente.

Los maestros de la escuela de Nuevo Alberdi hacen un esfuerzo doble para no bajar los brazos y continuar con su función social. Pero los robos al establecimiento significan un duro golpe. En lo que va del año, les robaron siete veces.

“Roban hasta cuando la escuela está en construcción. Se llevaban materiales, cemento. La escuela tiene alarma pero la saben esquivar”, contó Pérez. Generalmente los ilícitos ocurren durante el fin de semana, cuando la escuela está vacía.

La maestra remarcó que “cada robo lleva a que nos gastemos el dinero que tenemos para proyectos en poner más rejas” y aunque los reclamos están hechos y algunos ya obtuvieron respuesta, espera que las autoridades aceleren los trámites para que en la 20 de junio se pueda trabajar con tranquilidad.

El testimonio de la docente con Ariel Bulsicco:

COMENTARIOS

*Los comentarios que integran esta discusión no representan la opinión de RosarioPlus. Son opiniones personales de los usuarios

Seguí leyendo