sec-corbata

La clase media empobrecida alteró la demanda de ayuda a la Municipalidad

El deterioro socioeconómico de la población en Rosario se deja ver en la transformación del perfil de quienes acuden a las áreas sociales de la Municipalidad. Ya no son personas de los sectores más postergados, sino miembros de sectores medios asalariados, empobrecidos al galope de la inflación y la pérdida de poder adquisitivo. El secretario de Economía Social, Nicolás Gianelloni, reveló ese cambio en el grueso de los ciudadanos que acuden a esa dependencia en busca de recursos y estrategias que le permitan mejorar el ingreso familiar. Lo que en la calle se denomina un "rebusque".

"Cambió mucho la población que llega a la municipalidad. Años atrás llegaban los más vulnerables, pero últimamente llega gente que hasta hace poco era asalariada, que tenía un ingreso, o jubilados que antes cubrían necesidades básicas y ahora no pueden directamente, y requieren de la ayuda del Estado municipal", consideró Gianelloni quien relacionó la coyuntura con la profunda crisis social de 2001.

Hay un aumento de la demanda de los servicios sociales que brinda el municipio, tanto en áreas de salud, como economía social, emprendedores, cooperativas. La gente busca alternativas para obtener recursos y mantener a sus familias", afirmó Gianelloni. El diagnóstico va en sintonía con las declaraciones de la intendenta Mónica Fein esta semana, luego de reunirse con su gabinete social, en vísperas de que el gobierno provincial adhiriera a la Ley Nacional de Emergencia Alimentaria.

"Acompañamos a la gente que pierde el empleo y necesita de un ingreso adicional. Hubo que reforzar los cursos de capacitación en oficios. La gente viene a consultar por emprendimientos, por ayuda para iniciar una huerta en su casa o integrar los parques huerta de la municipalidad. Se nota que hay gente con reales problemas de acceder a productos de la canasta básica, alimentar a sus hijos debidamente y cubrir las necesidades básicas. Cada vez más gente recurre al Estado. Lo vemos a diario en los centros de convivencia barrial, y la gente que necesita un ingreso más y quiere entrar a las ferias de economía social, vender alimentos, una artesanía", abundó el funcionario en diálogo con Ariel Bulsicco, por Sí 98.9. El funcionario municipal –probable miembro del gabinete en la intendencia de Pablo Javkin– señaló que el incremento de la demanda social se nota desde 2016, pero que desde el segundo semestre de 2018 se agravó. "La demanda se ha incrementado desde entonces un 50 por ciento. Hay más necesidades y eso genera tensiones en los barrios. Por eso la gente debe saber que en estos momentos difíciles, la municipalidad los acompaña, y deben saber las herramientas que hay a disposición", ofreció.

La entrevista completa, aquí: 

COMENTARIOS

*Los comentarios que integran esta discusión no representan la opinión de RosarioPlus. Son opiniones personales de los usuarios

Seguí leyendo