sec-corbata

"Hubo una persecución excesiva, falta de humanismo"

Este martes Aldana Muñoz fue absuelta y su ex pareja condenada por el asesinato de su hijo. Pero para la mujer fueron dos semanas de sufrimiento luego de ser señalada por supuesto abandono de persona en la misma causa. El abogado de la joven habló de "falta de humanismo".

El letrado Darío Pangrazi indicó que Aldana “nunca debió ser acusada, sino atravesar el juicio a su ex pareja como testigo y víctima de violencia de género que era”.

El defensor público en este caso inusual, lamentó además la “ausencia de perspectiva de género porque estaba acreditada la vulnerabilidad ante la violencia que su ex le propinaba”.

En diálogo con Rosarioplus.com, Pangrazi calificó “una punición y persecución excesiva, falta de humanismo (tanto en la querella como la acusación fiscal) ante la situación de por sí dramática que vivió como víctima y como madre”.

Tras la absolución de Aldana Muñoz, su abogado público consignó que “se probó más allá de cualquier preconcepto que ella es una buena madre con sus otros tres hijos, y este caso nunca debió pasar de la audiencia preliminar porque no hubo delito de abandono de persona”, calificación legal por la cual llegó a ser juzgada y este martes absuelta.

Aseguró que hasta el momento no había tenido casos de esta complejidad, y que el de Aldana “podría ser un buen antecedente para sentar jurisprudencia, aunque primero se esperan los fundamentos de los jueces”.

No hubo, según Pangrazi, “una perspectiva de género cuando se interrogó a testigos si los hijos de Aldana tenían o no todas las vacunas al día”, y estos a su vez “traslucieron que no la vieron muy preocupada por sus hijos, juzgando su maternidad, y a pesar de esto quedó probado para los jueces que ella es una buena madre”. Y recordó que entre los alegatos, él mismo había dicho que “si el delito era irse a bañar cinco minutos, también lo debería ser que la noche anterior fue al quiosco a comprar alfajores y una gaseosa”.

La absolución que fue descarga del dolor

El abogado trabajó en el caso desde el día del homicidio de Mateo, el bebé de Aldana, en que la joven era vista como testigo, y relató a este medio que la joven estuvo además acompañada en lo emocional de su madre y familiares, así como de abogadas feministas de Abofem.

Consultado sobre cómo tomó la sentencia la joven de su absolución, y la ratificación de condena a su ex pareja a 20 años de prisión, consignó: “La vi muy conmocionada, percibí una suerte de descarga emocional cuando leían la sentencia. Ahí descargó el dolor de las dos semanas de juicio que vivió, donde se la notaba nerviosa, y donde la excusé para que no asistiera en las presentaciones de pruebas visuales de la autopsia de su hijo. Fue un desahogo para ella”.

El crimen ocurrió en la mañana del 23 de abril de 2017, en una precaria vivienda de pasaje Matacos al 2000, en las afueras de la ciudad vecina de Baigorria. Aldana se fue a bañar y dejó a su bebé al cuidado de su pareja. Fue entonces cuando el hombre aprovechó la ocasión para golpear al pequeño, con tanta saña que le causó un traumatismo de cráneo gravísimo que desencadenó en la muerte.

COMENTARIOS

*Los comentarios que integran esta discusión no representan la opinión de RosarioPlus. Son opiniones personales de los usuarios

Seguí leyendo