sec-corbata

Fingió un secuestro, pidió rescate, lo engañaron y terminó preso

Un delincuente que había intentado engañar a una mujer a través de la modalidad de secuestro virtual terminó cayendo en una trampa, fue detenido y ahora deberá enfrentar un juicio por los delitos de extorsión en grado de tentativa en calidad de coautor. Se trata de Maximiliano Pablo Savani, quien este sábado fue imputado por el fiscal de la Unidad de Flagrancia César Cabrera. El juez de Primera Instancia Pablo Pinto aceptó los cargos y le dictó prisión preventiva efectiva por el plazo de ley.

Savani, junto a dos cómplices, hizo sonar el teléfono de una mujer que vive en San Martín al 3900 en la madrugada del viernes. Mediante una puesta en escena que incluyó gritos y llantos, quisieron hacer creer a la víctima que un familiar había sido secuestrado, pidiéndole un rescate de 20 mil pesos, que debía ser arrojado dentro de un sobre desde el balcón de la vivienda.

Pero a los delincuentes la cosa les salió muy mal. Es que familiares de la víctima se contactaron con el 911, desde donde recomendaron continuar con la negociación y concertar la entrega del rescate.

Agentes del Comando radioeléctrico se acercaron al lugar y definieron la estrategia: a la hora señalada, un sobre cayó desde el balcón sobre la vereda. Pero en lugar de 20 mil pesos en efectivo, contenía una papa.

En una motocicleta, Savani subió a la vereda y cuando se dispuso a levantar el paquete, fue sorprendido por un policía, quien lo redujo y lo detuvo. Todo quedó registrado en las imágenes de una cámara de monitoreo ubicada en ochava noroeste de la esquina de Av. San Martín y Dr. Riva.

Este sábado por la mañana, Savani fue imputado por los delitos de extorsión en grado de tentativa en calidad de coautor y permanecerá detenido hasta el juicio. La causa pasa ahora a la Unidad de Investigación y Juicio, a cargo del Fiscal Nicolás Foppiani.

COMENTARIOS

*Los comentarios que integran esta discusión no representan la opinión de RosarioPlus. Son opiniones personales de los usuarios

Seguí leyendo