El secuestro de armas ilegales fue récord en 2017 pero el crimen no afloja

El ministro de Seguridad reveló que el año pasado la Policía secuestró 788 armas no registradas en Rosario, y 912 en la ciudad de Santa Fe. Nunca se había decomisado tanto arsenal; sin embargo, el 2018 arrancó con una cifra apabullante de homicidios, casi uno por día sólo en Rosario.

El ministro de Seguridad provincial, Maximiliano Pullaro, tuvo que salir al cruce de alguna manera para oponer otro título a la catarata de noticias acerca de la violencia urbana en Rosario, que en los primeros 16 días del año cosechó 14 asesinatos. Y por eso se hizo fotografiar sentado en un helicóptero durante una recorrida aérea de la ciudad y luego, vía Facebook, reveló un número inusitado que connota hasta dónde la sociedad civil está armada, y cuán fácil resulta hacerse de un arma de fuego de manera ilegal. 

Calibre 44 largo, una de las armas ofrecidas en el sitio de Facebook investigado.
En Rosario se llegaron a ofrecer a la venta armas vía Facebook, como
este poderoso revólver calibre 44 largo.

El ministro reveló que durante 2017 la policía secuestró 788 armas ilegales en Rosario, y otras 912 en la ciudad de Santa Fe, y la suma de ambas cifras representaron a una cifra récord para la historiografía santafesina de la lucha contra el crimen. O su intento.

"La política de desarme que estamos llevando adelante es central para reducir los índices de violencia en los barrios", afirmó el funcionario provincial, en su cuenta de Facebook, y agregó: "Sabemos que hay mucho por mejorar, pero vamos por el camino correcto".

El lento Programa Nacional de Entrega Voluntaria de Armas de Fuego

En agosto, la intendenta municipal Mónica Fein había pedido un "fuerte plan de desarme” para la ciudad como forma de frenar los episodios de violencia. Si bien desde principios de junio se volvió a poner en marcha el Programa Nacional de Entrega Voluntaria de Armas de Fuego, desde el Palacio de los Leones entendieron que no está logrando los efectos esperados. En la práctica, no hay estímulos valederos que reviertan la decisión de una persona a deshacerse del arma que en algún momento, por diversos motivos, decidió poseer.

Las unidades colectadas por el plan de desarme fueron destruidas.
No alcanza.

Desde el 2005 y hasta diciembre de 2015 funcionó en el país un programa de entrega voluntaria que, en términos generales, tuvo resultados aceptables. El Congreso demoró 9 meses en sancionar la ley que estableció su prórroga hasta diciembre del 2017, y la ANMaC (ex Renar) en junio pasado la puso en funcionamiento en la ciudad de Santa Fe y Rosario.

Unas 157.150 armas están registradas en Santa Fe a nombre de 97.145 usuarios, incluyendo particulares, fuerzas de seguridad y empresas de seguridad. En Rosario, la cantidad de armas registradas creció un 8% de 2015 a 2016. Pero el problema no es ese, sino las armas que no están registradas precisamente. Estas son, precisamente, las que protagonizan la rutina diaria de las noticias policiales.

Los últimos guarismos indican que en 2016 se registraron 3.268 nuevas unidades, lo que elevó el total a 40.722. Las personas habilitadas, en tanto, se incrementaron en un 5%. Según este reporte, el 2016 terminó con 1.226 rosarinos nuevos en el padrón de ANMaC (24.760 en total).

En los decomisos policiales sorprende el calibre y el valor de algunas armas en poder de la población.

Cambio de calibre

A fines de noviembre, una banda que se dedicaba al comercio y alquiler ilegal de armas tanto civiles como de guerra fue desbaratada, según informaron desde el Ministerio de Seguridad de la provincia, luego de una serie de allanamientos que se realizó en la zona oeste de Rosario.

En dicho operativo, la policía santafesina había secuestrados armas de grueso calibre, como una ametralladora Halcón calibre 9 milímetros y una Franchi SPAS-12, que posee un valor de 3 mil dólares y es utilizada por policías especiales y militares. También, se decomisaron pistolas calibre 45 y 38. 

Se detuvo a 6 personas que tenían en su poder armas de fuego.
La sucesión de homicidios por arma de fuego insinúa que todo esfuerzo
estatal va por detrás de la proliferación de esas unidades en el mercado
negro.

"Nos preocupa la gran cantidad circulante de municiones", señaló por entonces el ministro de Seguridad de la provincia, al brindar una conferencia de prensa en la sede de la PDI. "Cuando comenzamos la gestión pudimos ver que había muchas armas de guerra, 9 milímetros, en la zona metropolitana de la ciudad. En los últimos meses notamos que el tipo de armas comenzó a cambiar, de más liviana se empezó a detectar escopetas de tipo tumberas".

El funcionario provincial destacó la importancia de los allanamientos de este martes y miércoles, ya que se pudo secuestrar armamento de grueso calibre, y prometió investigar cuál es el origen de la Franchi SPAS-12: "Vamos a seguir la ruta de la ametralladora para ver de dónde viene".

"Es muy importante trabajar para que haya menos armas en la calle", afirmó Pullaro y comentó: "Más de 12 mil armas del circuito ilegal fueron secuestradas en estos dos años".

COMENTARIOS

*Los comentarios que integran esta discusión no representan la opinión de RosarioPlus. Son opiniones personales de los usuarios

Seguí leyendo