“El nuevo gobierno será de diálogo y concertación”

Lejos del conflictivo traspaso presidencial, el socialista Miguel Lifschitz asumió este viernes la gobernación de Santa Fe en un acto tranquilo en donde abundaron sonrisas y abrazos. En la cita de esta mañana en la Legislatura provincial estuvieron presentes incluso el dirigente del PRO Miguel Del Sel y el del Frente Para la Victoria Omar Perotti, adversarios de campaña para quienes hubo incluso lugar y agradecimiento en el discurso de asunción.

“El nuestro será un gobierno de acción. Un verbo: escuchar. Un sustantivo: humildad”, resumió el flamante mandatario, en lo que fueron sus primeras palabras a cargo del gobierno provincial.

Los comicios que le dieron el triunfo a Lifschitz fueron “la elección mas reñida de la que se tenga memoria en la provincia”, admitió el recién asumido gobernador. “Los santafesinos nos dejaron un gran mensaje que he interpretado cabalmente: nadie es dueño de la verdad, nadie puede arrogarse la representación de la totalidad”, planteó. En ese marco, anticipó: “Por eso la impronta del nuevo gobierno debe ser de diálogo, de puertas abiertas, de concertación y construcción colectiva”.

En la larga lista de agradecimientos del recién asumido gobernador hubo lugar para quienes estuvieron cabeza a cabeza con él en el camino hacia la Casa Gris. Por eso hubo un “agradecimiento especial a mis contrincantes en la carrera en la gobernación Miguel Del Del y Omar Perotti”. Consideró: “Fueron dignos adversarios a quienes respeto” y anticipó “además, estarán a mi lado para compartir una visión sobre el futuro de provincia y para enfrentar difíciles problemas de crecer”.

Otro reconocimiento fue para el ex gobernador Hermes Binner y el saliente Antonio Bonfatti, a quien calificó de “querido amigo”. Consideró que ambos “abrieron el camino que me toca transitar pero además me brindaron respaldo incondicional, si asi no hubiera sido no estaría aquí. Ambos serán apoyo en la tarea que me toca emprender”.

“Queremos un cambio hacia adelante, un cambio progresista. Voy a retomar la impronta de cambio con la que Binner inició su gestión en 2007”, sostuvo. Admitió: “Es imposible avanzar en nuestras ideas si esta legitimidad no la agrandamos con diálogo”. 

“Soy un hombre de diálogo”, sostuvo Lifschitz, quien anticipó que se trabajará “sin descalificar a los que piensan distinto o traen inquietudes o críticas respecto del gobierno”. 

COMENTARIOS

*Los comentarios que integran esta discusión no representan la opinión de RosarioPlus. Son opiniones personales de los usuarios

4
**https://www.rosarioplus.com/ennoticias/Tapas-14-12-2018-20181214-0008.html**

Tapas 14 12 2018

Seguí leyendo