sec-corbata

El debate por los cuidacoches vuelve al Concejo

El concejal del socialismo, Horacio Ghirardi, presentó un proyecto de ordenanza para regular la actividad de los cuidacoches a través de un Programa de inclusión. La propuesta tiene como ejes el ordenamiento de la actividad, con un registro de las personas que llevan a cabo la tarea, y una capacitación para alcanzar una integración gradual al mercado de trabajo formal.

La iniciativa impulsada por el oficialismo local, que había sido anticipada por los ediles que integran la comisión de Gobierno del Concejo Municipal, vuelve a abrir la discusión sobre la inclusión o prohibición de los cuidacoches en la ciudad.

En cuanto al Programa de inclusión, Ghirardi explicó: “Primero es necesario ordenar la actividad informal de los cuidadores de vehículos en la vía pública” y, mientras tanto, “tratar de avanzar en su reemplazo por otras alternativas autogestionadas que le permitan adoptar un sustento distinto, de modo de alcanzar una integración gradual al mercado de trabajo formal”.

La propuesta dispone que sea la Secretaría de Control y Convivencia, la encargada de confeccionar un registro de cuidadores de vehículos exigiendo los datos que considere convenientes a fin de otorgar un permiso provisional para ejercer la actividad informal.

El proyecto ingresó esta semana al Palacio Vasallo.

Cada cuidacoches deberá contar con una credencial habilitante, utilizar un chaleco donde figure el número de registro y un número telefónico donde los ciudadanos puedan efectuar reclamos y/o sugerencias, de modo de garantizar un trato adecuado entre los cuidadores de vehículos y los particulares que quieran estacionar sus automóviles en la vía pública.

Asimismo, determina que los cuidacoches deberán, como requisito para poder ejercer la actividad, inscribirse y asistir a alguno de los programas municipales, provinciales y nacionales de capacitación y/o promoción de empleo -o los que en un futuro se creen.

Otro de los puntos destacados de la iniciativa, es que la Municipalidad de Rosario, en situaciones particulares (eventos masivos o partidos de fútbol, entre otros) deberá abrir una convocatoria para que aquellos cuidadores de vehículos que se encuentran participando del Programa, puedan ser elegidos para realizarla.

Un antecedente cercano

En octubre de 2017, el Movimiento Solidario Rosario (MSR) firmó un convenio con la Municipalidad de Rosario para regular a los cuidacoches que desempeñan sus tareas en la avenida Pellegrini, en el tramo que va desde Balcarce hasta Laprida. En la nueva disposición, que comenzó a regir el 23 de octubre de dicho año, los trabajadores tienen identificación y la contribución que reciben de los automovilistas es voluntaria.

La iniciativa presentada por la ONG, establece que los cuidacoches pasen a estar identificados con pecheras y expongan de manera visible su nombre y DNI, como servidores públicos. El servicio se presta en los horarios en que no funciona el estacionamiento medido: de lunes a viernes de 20 a 9, los sábados desde las 14 y domingos y feriados durante todo el día.

Además, el trabajo conjunto entre la ONG y el Ejecutivo permite incluir a todos los cuidacoches en los programas Nueva Oportunidad, Vuelvo a Estudiar, programas de vacunación y la Tarjeta Ciudadana, entre otros.

El proyecto de ordenanza del edil socialista es similar al acuerdo que el MSR firmó con la Municipalidad, pero alcanzaría a los cuidacoches de otras zona de la ciudad.

FBMD01000a9c0d0000aa300000055900008f5c0000cf6000004f6e0000d5a00000f5a80000b4af00003bb7000055110100
Cuidacoches solidarios del MSR.

El Pro no quiere cuidacoches

El debate por los vulgarmente llamados "trapitos" tiene algunos años en el Concejo Municipal. En noviembre de 2016, el concejal de Cambiemos, por entonces diputado provincial, Roy López Molina había manifestado: "Por el momento hay una inacción total por parte del poder Ejecutivo.Hay unanimidad en la opinión pública y también desde muchos sectores del arco político que creen que algo hay que hacer. La solución que aparece es el registro, pero no sirve. De ahí nuestro planteo de prohibirlos".

Cuidacohes y el estacionamiento medido

Por su parte, en respuesta al planteó del Pro, la ex concejala Carola Nin, del bloque Compromiso con Rosario, había presentado un proyecto de decreto que apuntaba a resolver la problemática de los cuidacoches. “El socialismo no hace nada y el Pro quiere prohibir la actividad, nosotros planteamos una alternativa válida para aquellas personas que necesitan cuidar autos para vivir”, sostuvo la edila al referirse al conflicto entre trapitos y automovilistas.

La iniciativa establece que las personas que cuidan coches en el radio comprendido por el estacionamiento medido sean censadas para luego brindar una capacitación en oficios, en el caso de que sean mayores de edad, o se los acompañe en su proceso de reinserción escolar, si son menores.

Luego de la capacitación, los cuidacoches formarán parte un listado para posteriormente ser empleados por la concesionaria del servicio de estacionamiento medido, y así lograr su ingreso al empleo formal. 

La propuesta de Carola Nin contó con el apoyo de otros bloques.

“No podemos prohibir algo que no es legal. Nosotros apoyamos el proyecto de Carola Nin y Osvaldo Miatello. Si discutimos el nuevo estacionamiento medido, los cuidacoches podrían ser relevados y entrevistados para que la empresa concesionaria los contrate y los sume, blanqueando la actividad”, había explicado la concejala radical María Eugenia Schmuck.

En sintonía con los legisladores peronistas y radicales, el bloque Ciudad Futura había apuntado a implementar un modelo municipal de estacionamiento medido con los cuidacoches como "fiscalizadores". El proyecto designaba un cuidador para cada una de las cuadras medidas, quienes estarían identificados e inscriptos en el monotributo social. En una primera etapa venderían tarjetas para luego avanzar en un pago digitalizado. 

"Hay que unir variables en el debate y terminar con la privatización y el tarifado del espacio público, y al mismo tiempo incluir a sectores olvidados por el Estado para generar una ciudad más integrada", habían indicado desde el espacio político.

A pesar de las diferentes alternativas presentadas por los ediles, y el recurrente debata en el recinto sobre los cuidadores de vehículos, el Concejo Municipal nunca avanzó con una propuesta que regularice la actividad. Con el proyecto que presentó el oficialismo, tal vez, los cuidacoches podrían tener una ordenanza que les sume derechos... o les quite el trabajo.

COMENTARIOS

*Los comentarios que integran esta discusión no representan la opinión de RosarioPlus. Son opiniones personales de los usuarios

Seguí leyendo