sec-corbata

El autor de la matanza no se arrepiente y dijo que quería seguir

El uzbeko Sayfullo Habibullaevic Saipov, detenido luego de atropellar y matar a ocho personas -cinco de ellas, rosarinas- en Manhattan, le dijo a los policías que lo custodian en el hospital donde está internado que se siente orgulloso por el atentado que cometió y les aseguró que su intención era continuar sembrando el horror junto al río Hudson, e incrementar el número de víctimas.

Este inmigrante de 29 años, esposo y padre de dos niños, empleado de la compañía Uber, de transporte de pasajeros, este miércoles alardeó ante los oficiales que lo vigilan y aseguró que hubiera continuado su raid asesino de no haber sido porque chocó antes con un colectivo escolar y eso le inutilizó la camioneta que había alquilado.

Para el espanto de sus guardias, Saipov se declaró orgulloso de sus acciones y afirmó que no siente ningún tipo de arrepentimiento.

Saipov fue atrapado poco después, a metros del memorial en homenaje a las víctimas del atentado del 11 de setiembre de 2001 en el Bajo Manhattan, cerca de varias escuelas y un parque, mientras niños y adultos circulaban con la mente puesta en la celebración de Halloween.

La escena del horror, en un paisaje bucólico.

Allí eran las siete de la tarde (las 15 de Argentina) cuando Saipov aceleró sobre la ciclovía que corre a la vera del río Hudson y arremetió contra la columna de turistas y demás transeúntes que disfrutaban del sol otoñal. En su carrera demencial segó la vida de ocho personas, entre los que se encontraba el grupo de amigos rosarinos, ex alumnos del Politécnico que celebraban el 30º aniversario de su graduación, y dejó heridas a otras doce. Luego se estrelló contra un colectivo de escolares y salió de su camioneta. 

Saipov salió con dos pistolas en alto -luego se comprobaría que eran armas falsas- y gritó "Allah Akhbar" (Alá es grande), antes de ser baleado en el abdomen por un agente y ser detenido, dijo la Policía de Nueva York.

Saipov está vinculado con el Estado Islámico y se radicalizó viviendo en los Estados Unidos, país al que llegó en 2010. De hecho, dejó en el vehículo una nota manuscrita en árabe en la que declara lealtad al Estado Islámico.

COMENTARIOS

*Los comentarios que integran esta discusión no representan la opinión de RosarioPlus. Son opiniones personales de los usuarios

Seguí leyendo