sec-corbata

El agasajo que detonó el vínculo de Lifschitz con Bonfatti

El gobernador Miguel Lifschitz agasajó en la ciudad de Santa Fe a la fórmula presidencial de la tercera vía que integran Roberto Lavagna y Juan Manuel Urtubey y sentó en las primeras filas a todos los integrantes de su gabinete santafesino. El faltazo lo pegó Antonio Bonfatti y su entorno en una muestra más de distancia entre los líderes socialistas.

También es una muestra de que el bonfatismo no trabajará para Lavagna presidente. El desinterés tras la ausencia, evidencia aún más las diferencias acrecentadas luego de la derrota en las elecciones a manos del PJ. Vale aclarar que el espinado camino de la rosa santafesina no se engendró solamente tras perder la Provincia sino que se remonta a una serie de discrepancias que arrancaron hace años. La victoria de Omar Perotti fue la que apretó el botón de detonar.  

El límite llegó meses antes y curiosamente por el lado ideológico, más allá de las decisiones operativas y electorales que carcomieron la confianza mutua. El apoyo al binomio de Consenso Federal 2030 terminó de deshilachar el vínculo: desde el entorno a Bonfatti no toleran pegar al socialismo a “un conservador de derecha” como Urtubey.

Además reprochan la movida que fue pura y exclusiva obra de Lifschitz como forma de posicionarse sin tener el mínimo consideración de organicidad partidaria.

Sin embargo, el candidato a diputado nacional y presidente del PS en la provincia, Enrique Estévez, en contacto con Rosarioplus.com despejó las diferencias internas: "Se ha definido en el congreso nacional acompañar a la postulación de Lavagna. No hay tal desacuerdo como se ha planteado".  

Esto no le sucede exclusivamente a su sector sino también levanta desconfianza en quienes estuvieron en el convite de Lifschitz a la fórmula presidencial que amenaza con llevarse una porción de votos del macrismo. Y es más, hasta el propio Lifschitz casi rompe cuando Lavagna cerró con el salteño quizás pensando en ese lugar para él.

Poco convence la figura del conservador salteño en una representación nacional pero las formas son las que se tratan de mantener para no implosionar todo. Todos los ministros y secretarios, más la intendenta de Rosario, Mónica Fein, y el candidato a diputado nacional, Enrqiue Estévez, fueron a saludar al binomio presidencial que estará en las urnas el próximo 22 de agosto, lo que no garantiza que los propios socialistas lo voten.  

COMENTARIOS

*Los comentarios que integran esta discusión no representan la opinión de RosarioPlus. Son opiniones personales de los usuarios

Seguí leyendo