sec-corbata

Día para hacer memoria o enterarse de verdad y que la justicia sea posible

Un nuevo aniversario del golpe de Estado de 1976, que marcó el inicio de la dictadura considerada el capítulo más oscuro de la historia argentina, será recordado este sábado con actos, movilizaciones y actividades en todo el país, con escenario central en la Plaza de Mayo de Buenos Aires, donde confluirán organizaciones de derechos humanos, agrupaciones políticas y sociales que también anticiparon que protestarán por la "escalada de ajuste y despidos", los "retrocesos en derechos humanos y la implementación de políticas de miedo y represión a la protesta social" como ejes principales de la convocatoria.

Cada 24 de marzo, en el Día de la Memoria por la Verdad y la Justicia, se recuerda a las víctimas de la última dictadura militar, autodenominada “Proceso de Reorganización Nacional”, que usurpó el gobierno nacional argentino entre el 24 de marzo de 1976 y el 10 de diciembre de 1983.

El objetivo de esta conmemoración es construir colectivamente una jornada de reflexión y análisis crítico de la historia reciente. En las escuelas se propone como un día para que los niños y jóvenes, junto con los directivos, docentes y todos los integrantes de la comunidad educativa comprendan los alcances de las graves consecuencias económicas, sociales y políticas de la última dictadura militar, y se comprometan activamente en la defensa de la vigencia de los derechos y las garantías establecidos por la Constitución Nacional, y del régimen político democrático.

La fecha fue establecida en el año 2002 por Ley de la Nación N° 25.633, cuyo artículo 1º establece: “Institúyase el 24 de marzo como Día Nacional de la Memoria por la Verdad y la Justicia en conmemoración de quienes resultaron víctimas del proceso iniciado en esa fecha del año 1976″.

Durante el debate de la ley varias organizaciones de derechos humanos se opusieron a la propuesta por considerar impropio que un día donde se debía recordar pudiera convertirse en una ocasión aprovechada por los entes turísticos para la obtención de ganancia por los puentes o fines de semana largos. Finalmente, el Congreso aceptó la propuesta del ejecutivo y declaró al 24 de marzo como día no laborable, estableciendo sin embargo su inamovilidad, es decir, la imposibilidad de que se traslade al lunes o viernes más próximo.

COMENTARIOS

*Los comentarios que integran esta discusión no representan la opinión de RosarioPlus. Son opiniones personales de los usuarios

Seguí leyendo