sec-corbata

Desde las Paso, y más atrás también: el efecto del voto castigo

El mensaje de las urnas, entre las Paso y las generales, parece indicarle al socialismo el final de un ciclo. La derrota de Bonfatti y de Fein así lo indican. Sólo Lifschitz salió airoso en su elección de diputados. Y aunque Javkin sí pudo festejar, la tendencia de los últimos años preocupa a la coalición gobernante

El Frente Progresista en general, y el socialismo en particular, confirmó este domingo el declive que viene experimentando en los últimos años. Y sus dirigentes habrán de tomar nota con los números en la mano: el caudal electoral del oficialismo santafesino no experimentó casi ningún crecimiento desde las Paso de abril a las generales de este 16 de junio. Por el contrario, el frente Juntos fue el espacio que mejor evolucionó desde las primarias, tanto en la elección de intendente en Rosario, de gobernador y de senador, sobre todo.

Ya había sido célebre el ajustado margen por el que Miguel Lifschitz le ganó a Miguel Torres del Sel, por 1.500 votos, en 2015. También esa vez Mónica Fein logró la reelección apenas por dos puntos sobre Anita Martínez. Y la tendencia a la baja volvió reflejarse cuatro años después.

La afluencia de votantes en una y otra ronda electoral no parece haber incidido tanto: en las Paso votó el 67% del padrón, y en la general, el 72%.

Para la intendencia de Rosario, el FPCS cosechó en las Paso algo más de 178000 votos. Pablo Javkin atrajo 93.700, y Verónica Irizar sumó 84.800. Y ese volumen fue casi el mismo este domingo: Javkin ganó con poco más de 180.000 votos, un punto y medio por encima de su inmediato competidor, Roberto Sukerman, del frente Juntos. 

A todas luces, el concejal del partido Creo no atrajo muchos más votos de los 27.500 que en las Paso habían quedado en el camino. Y quedará en la incógnita si es cierto que hubo una considerable fuga de votos que en la primaria habían optado por la socialista Irizar, tal como lo vaticinaba alguna encuesta.

Sukerman fue el candidato que mejor acrecentó su chance, aunque por poco no le alcanzó y otra vez -como en 2015- tuvo que felicitar a otro ganador. Había conseguido113.000 en abril, y su opción este domingo trepó hasta superar los 172.000 sufragios.

Cambiemos achicó su electorado respecto de las primarias. A los 101.700 votos conseguidos en abril, este domingo Roy López Molina retuvo 80.500. Hubo 30 mil votos que migraron, quizás los que en la primaria habían estado con Jorge Boasso.

Juan Monteverde, de Ciudad Futura, aumentó su caudal de una elección a otra: 54.200 primero, y 78.100 después.

Santa Fe vuelve al peronismo

En la elección de gobernador sucedió algo parecido. Antonio Bonfatti había obtenido en las primarias algo más de 510.000 votos, y así se había erigido como el candidato más votado. En el último mes, su figura llegó a atraer unos 150000 sufragios más. Se quedó en 662.600 y no le alcanzó. Quedó un 4% debajo del peronista Omar Perotti, que sí experimentó un gran crecimiento.

No se cumplió la hipótesis de que Bonfatti absorbería buena parte de los votos que en primarias habían elegido a María Eugenia Bielsa. Aunque sí es posible que haya captado buena parte de los 110.000 santafesinos que en la primaria habían elegido opciones que no superaron esa instancia. 

En cambio, sí se cumplió ese viejo apotegma del peronismo: el que gana conduce y el que pierde acompaña, y todos juntos. 

El frente Juntos -PJ más 13 pequeños partidos afines- había cosechado algo más de 704.000 votos en las primarias, entre los 465000 de Perotti y los 240000 de Bielsa. Y este domingo, el electorado santafesino reafirmó esa tendencia: Perotti resultó gobernador electo con 739.000 sufragios, el 40,5%.

En cuanto al radical macrista José Corral, su cuenta no evolucionó demasiado: pasó de 323 mil votos en primaria, y 345 mil en la general. 

El periodista venció a la intendenta

Lo de Mónica Fein -o, mejor dicho, de su competidor- ha sido harto elocuente. La intendenta de Rosario había obtenido 150000 votos en la primaria, y con el tributo de los otros pre candidatos de la interna, el FPCS parecía que conservaría la senaduría departamental: había conseguido en suma 195000 votos. 

Mientras tanto, el periodista Marcelo Lewandoski había debutado con un promisorio caudal de 83100 votos, que con el aporte de la otra postulante interna, Norma López llegaba casi hasta 170.000 sufragios. 

Sin embargo, este domingo la taba se dio vuelta. Fein no logró sumar demasiado, y perdió por casi diez puntos porcentuales. Obtuvo casi 200.000 votos. En cambio, Lewandowski absorbió electores de otros lares y aumentó casi 100.000 votos en la elección final: se consagró senador electo con 264.800 votos.

Marín Rosúa, de Cambiemos, casi estuvo en el mismo nivel de una elección a otra y sumó menos: 104400 en las Paso, 114600 este domingo.

COMENTARIOS

*Los comentarios que integran esta discusión no representan la opinión de RosarioPlus. Son opiniones personales de los usuarios

Seguí leyendo