sec-corbata

Desafíaron a la policía con barricadas en Santiago pese al toque de queda

Miles de manifestantes desafiaron este domingo a las fuerzas de seguridad en un sector de Santiago, Chile, durante más de dos horas bajo la vigencia del toque de queda, hasta que los uniformados dispersaron la protesta.

Los manifestantes levantaron barricadas, a las que incendiaron, en al menos cuatro puntos cercanos a la plaza Ñuñoa, en el noreste de la capital, donde los efectivos detuvieron a dos personas.

Una pintada decía “El pueblo declara estado de conciencia”, en alusión al estado de emergencia (sitio) declarado por el presidente Sebastián Piñera.

Los uniformados procuraron dispersar con gases lacrimógenos a los manifestantes, que les arrojaron piedras y los insultaron antes de retirarse, alrededor de las 21.30, cantando la consigna “El pueblo unido jamás será vencido”.

Allí se encontraban funcionarios del Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH) ataviados con chalecos y cascos amarillos, y máscaras antigás. Explicaron a Télam que trabajaban para disuadir a los manifestantes y evitar excesos de carabineros y militares, y afirmaron que ya registraron seis querellas contra uniformados por excesos en detenciones.

Un poco más al este, en la acomodada comuna Las Condes, pequeños grupos de manifestantes se reunían en las esquinas con banderas y cacerolas, y exhibían un cartel que decía: “No por vivir en Las Condes nos quedaremos callados”. Mientras tanto, las estaciones de metro (subte) estaban custodiadas por personal del Ejército. “Las demandas son justas pero la forma de expresarlas es incorrecta”, afirmó uno de los militares, que llamó a un transeúnte a retirarse de la zona porque, de lo contrario, sería detenido.

De a poco, la ciudad fue transformándose en un desierto, sin autos ni personas, pero con las huellas de los enfrentamientos: carteles publicitarios rotos, semáforos y luminarias destrozados, y restos humeantes de barricadas que daban a Santiago un aire de guerra.

La residencia del embajador argentino, a escasos 100 metros de la emblemática Plaza Italia, tenía todo el frente pintado con consignas. A las 23, desde balcones y ventanas cercanas a la Plaza Italia, comenzó un cacerolazo que fue extendiéndose y puso nuevamente alerta a a carabineros y militares.

El toque de queda regía anoche en Santiago por segunda jornada consecutiva, esta vez desde las 19 hasta las 6, anunció el jefe del operativo de seguridad, general Javier Iturriaga.

COMENTARIOS

*Los comentarios que integran esta discusión no representan la opinión de RosarioPlus. Son opiniones personales de los usuarios

Seguí leyendo