sec-corbata

Demasiados autos, paseos y relajación: advierten controles más estrictos

Una pareja vestida de sport, ambos de unos 50 años, apura el paso el viernes por la mañana cuando el sol otoñal empieza picar. Dos amigos compran cigarrillos en un kiosco y se convencen de darle una vuelta al barrio Abasto. Una joven con un enorme labrador le hace hacer sus necesidades a 15 cuadras de su domicilio.

A casi 20 días del inicio de la cuarentena, el movimiento en la calle se hizo más evidente. Muchos ciudadanos se relajaron y parecen surcar las medidas restrictivas de circulación dispuestas por el Ejecutivo nacional.

A otros no les quedan muchas opciones, ni crédito, y necesitan salir a trabajar. Estos paseos solapados, salidas laborales no permitidas, sumado la percepción auditiva de mayor circulación de autos, empiezan a descascarar el esfuerzo del resto.

Por eso los gobiernos apelan a la autoridad. Primero fue el presidente Alberto Fernández quien apeló al orden: "La cuarentena sigue. Debe seguir. Vamos a ser más estrictos en los centros urbanos. Tenemos que ponernos más estrictos porque estamos viendo más relajamiento. Noté que hay más autos. Pedí que se pongan estrictos para controlar".

El gobernador de Santa Fe, Omar Perotti, se convenció de esto el martes por la noche después de cuatro horas de videoconferencia con el propio Fernández y sus pares de las diferentes provincias. Al término de la misma, aseveró: “Vamos a ser restrictivos en la circulación. Somos la provincia que más aprehensiones ha hecho, más de 10.000".

Hay dos alertas por delante. Este fin de semana es Semana Santa y podría impulsar algún tipo de movimiento mayor. Por otro lado, ya pesan las tres semanas de aislamiento y se le sumó la certeza de que se extenderá al menos 10 días más. Por eso los gobierno apelan a la concientización pero también a extremar las medidas. 

COMENTARIOS

*Los comentarios que integran esta discusión no representan la opinión de RosarioPlus. Son opiniones personales de los usuarios

Seguí leyendo