sec-corbata

Crimen del taxista: un modus operandi repetido para engañar choferes

Dos personas fueron imputadas este jueves mientras la fiscal investiga a una tercera. Se supo que los asaltantes solían ejecutar la misma maniobra violenta para robar a taxistas 

La Justicia imputó este jueves a las dos personas sospechosas en el asesinato del taxista Gerónimo Escobar, ocurrido la semana pasada en Centeno y Callao. Según reveló la fiscal Marisol Fabbro, los detenidos suelen utilizar el mismo modus operandi para asaltar choferes. Asimismo, hay una tercera mujer que está siendo investigada.

Por un lado, se imputó a M.Q. por el delito de “homicidio en ocasión de robo, agravado por el uso de arma de fuego en concurso real con Portación de arma de fuego de uso civil en calidad de coautor” y por otro a B.O. por el delito de “homicidio en ocasión de robo, agravado por el uso de arma de fuego en calidad de coautora”.

Asimismo, se le atribuye al hombre haber portado sin la debida autorización legal el arma de fuego. En tanto, la jueza de Primera Instancia Valeria Pedrana dictó prisión preventiva efectiva por el plazo de ley (es decir, dos años) para ambos imputados. La mujer ya contaba con prisión domiciliaria por un hecho de tentativa de robo ocurrido en diciembre del año pasado. 

Los relatos determinantes

En diálogo con la prensa, Fabbro mencionó la importancia de cinco declaraciones tomadas a choferes de taxis que sufrieron robos en la misma zona e hicieron hincapié en un modus operandi similar entre los delincuentes en relación con el lugar donde eran abordadas las unidades y el destino final del viaje (a 50 metros de donde vivían los imputados).

Según estos relatos, la fiscal explicó que “siempre eran uno o dos femeninos las que tomaban el vehículo y había un masculino esperando en el domicilio final que agredía a los taxistas con un arma de fuego para exigirle que les entreguen dinero y, cuando había resistencia por parte del conductor, (el hombre) era más agresivo aún”.

Asimismo, señaló que esta tercera mujer sería la hermana de la imputada: “Está mencionada en muchas de las denuncias y ahora tengo que evaluar si intervino”, mencionó al tiempo que subrayó que la “pena base” de este tipo de delito es de 15 años.

El hecho

En la madrugada del 13 de febrero en Lagos al 3900, la mujer abordó el taxi solicitando dirigirse a Ovidio Lagos y Saavedra a lo fines de retirar dinero en efectivo de un cajero automático. A continuación, le indicó al taxista que se dirija a Centeno al 2600. 

Al llegar a esta zona, el automóvil fue interceptado por el hombre que, según explicó Fiscalía, “mantenía un acuerdo previo con la mujer”. Con fines de robo y ante la resistencia de la víctima de 61 años, éste le disparó en la espalda y ambos atacantes se dieron a la fuga.

COMENTARIOS

*Los comentarios que integran esta discusión no representan la opinión de RosarioPlus. Son opiniones personales de los usuarios

Seguí leyendo