sec-corbata

Científicos rosarinos perdieron valioso material por un corte de luz

Científicos del Instituto de Genética Experimental (IGE), que pertenece a la Facultad de Ciencias Médicas de la Universidad Nacional de Rosario, perdieron valiosos materiales durante un corte de luz en el edificio de Santa Fe al 3100. Entre otras cosas, se interrumpió una investigación muy valiosa sobre el cáncer pediátrico. En este marco, hicieron público su malestar y reclamaron que alguien se haga cargo de lo ocurrido.

El episodio, al que los científicos catalogaron como "catastrófico", ocurrió a fines del año pasado, pero trascendió recién este viernes. Es que durante el verano sus quejas no encontraron destinatarios y, al retomar las actividades en marzo, hubo una serie de reuniones pero no se llegó a buen puerto. Por lo que ahora decidieron hacerlo público. 

"Lo que se ha perdido es incalculable", lamentó Graciela Scharovsky, la jefa de la sección de Oncología Experimental del IGE, investigadora de la UNR y del Conicet, en diálogo con el periodista Ariel Bulsicco en Sí 98.9. "Perdimos una cantidad millonaria en reactivos y las muestras de los pacientes", precisó.

Según explicó la investigadora, el viernes 22 de diciembre del año pasado, la empresa a cargo de una obra de remodelación de la Facultad de Ciencias Médicas causó un corte en el servicio de energía eléctrica que causó la pérdida de frío en los freezers del laboratorio del IGE. Esa interrupción en el suministro no fue notificada al establecimiento ni reparada y causó la pérdida de muestras que iban a ser utilizadas para una investigación científica.

"Tenemos un subsidio del Instituto Nacional del Cáncer para hacer unos estudios con muestras de pacientes de cáncer pediátrico, que vienen del Hospital Garrahan de Buenos Aires y el Hospital de Niños Víctor J. Vilela. Esas muestras guardadas son las que se perdieron, sin poder analizarlas", señaló Scharovsky.

Para manipular las muestras se utilizaron reactivos, de un costo superior a un millón de pesos, que fueron importados desde Europa y tuvieron una demora de seis meses para llegar al país. "La semana anterior nos habían llegado los últimos reactivos para hacer las determinaciones", comentó la especialista.

Scharovsky (izquierda) junto a su equipo de investigación.

En cuanto a la obtención de nuevas muestras para la investigación, la jefa de la sección de Oncología Experimental del IGE explicó que no se puede conseguir una prueba similar a la que se perdió en diciembre pasado, ya que los pacientes se someten a un determinado protocolo y tratamiento para poder ser analizados. 

Luego de hallar el laboratorio sin luz y las evidencias arruinadas, los científicos comenzaron una seguidillas de trámites y reuniones con autoridades para buscar un responsable por el hecho.  

"No hay responsables, la obra la paga y la controla la universidad pero no estuvo presente", indicó Scharovsky y agregó: "Fuimos a una escribana y levantamos un acta, hablamos con el abogado de la universidad, pero no tuvimos ningún tipo de solución".

Además, manifestó que la empresa encargada de la obra no informó la falla eléctrica ni tuvo intenciones de reparar el desperfecto. "La gente de la empresa no avisó ni reparó el desperfecto eléctrico. Cuando tuvimos otros cortes de luz hemos repartido las muestras en los frezeer particulares para no perder el frío", recordó.

Los integrantes del Instituto de Genética Experimental realizan docencia de grado y de posgrado en Genética, Oncología, Bioseguridad, Modelos Animales. También, forman recursos humanos de grado y de posgrado y, fundamentalmente, generan conocimientos, tanto básicos como aplicados, a través de diversas líneas de investigación que desarrollan. La institución goza de un gran reconocimiento tanto a nivel nacional como internacional.

"La sección de oncología experimental es referente en Latinoamérica, sobre todo en quimioterapia metronómica y reposicionamiento de drogas, o sea, tenemos influencia a nivel internacional", comentó la investigadora y remarcó: "La facultad cuando necesita acreditar las carreras nos buscan para mostrar la creación de conocimiento en la universidad".

"Todavía nos resta un poco de otros subsidios y con eso vamos haciendo trabajos", comentó la referente del IGE, y concluyó: "Es una catástrofe para nosotros, es nuestra vida, nuestro trabajo y nuestra obligación".

COMENTARIOS

*Los comentarios que integran esta discusión no representan la opinión de RosarioPlus. Son opiniones personales de los usuarios

Seguí leyendo