sec-corbata

Ciclista atropellada: “Encubren al que casi me mata y me dejó tirada”

La joven cordobesa que fue embestida por el Toyota Etios blanco el pasado 1° de enero en Sarmiento al 3000 cargó contra el joven que manejaba y la versión que hizo en su descargo judicial. Le reproche no haberse comunicado aún con ella , y acusa al sistema de Justicia de “encubrirlo” al no revelarle su identidad, que hasta este viernes era desconocida hasta la nota publicada en Rosarioplus.com.

Ya en recuperación en su casa en Córdoba, Marianela Ojeda dialogó con Ariel Bulsicco en Sí 98.9, y precisó sobre Lautaro Elías Pellegrino: “Sus ideas y sus acciones no van de la mano porque su abogada dijo que me iba a llamar y hasta ahora no se ha comunicado nadie conmigo. Ni un mensajito de Whatsapp, que es gratis” ironizó joven atropellada.

“Me molesta y preocupa que no me den acceso (a la causa), están encubriéndolo, tiene que ser un hijo de alguien poderoso. Tengo derecho a saber quién fue, que además de protegerlo no reconocen que ni siquiera se entregó él, mandó a su abogada con un papelito diciendo lo que había pasado porque no le dio la cara para ir”, agregó en un tiro por elevación contra el Ministerio Público de la Acusación.

Ojeda reveló su inquietud porque Fiscalía no definió aún bajo qué figura será imputado el joven conductor la semana entrante: “Lo que están tratando de hacer es que no se caratule penalmente como abandono de persona, pero eso hizo conmigo, además de atropellarme y casi matarme. Me abandonó, me dejó tirada. Si no había un video que registre el hecho y salga en la televisión, no pasaba nada en la Justicia”, dedujo.

Con visible enojo, la joven ciclista, que vio frustradas sus vacaciones de mochilera y se encuentra haciendo un reposo de un mes para curar las vértebras fisuradas y las costillas fracturadas por la embestida, aseguró sobre la causa: “Voy a pelear por mí y por todos las personas que sufren este tipo de siniestros a diario, que gente que tiene dinero se cree con la impunidad de jugar con las vidas de las personas. Con plata no se soluciona, que se hagan cargo de sus acciones”.

Asimismo, recordó el sinsabor cuando se conoció la versión del joven de que no la vio, que oyó un golpe, y que volvió a los 40 minutos: “Estaba anonadada, muy sorprendida, después me cayó la ficha y ahora me genera repudio, vergüenza ajena”. Consultada por Bulsicco sobre la versión de que el conductor la hubiera confundido con una piedra, respondió irónica: “Nunca me han dicho algo tan halagador”.

El siniestro en Sarmiento al 3000 sucedió alrededor de las 8 y diez de la mañana del primer día del año. Marianela precisó que uno de los testigos no vio el momento del impacto pero sí vio el Toyota Etios Blanco seguir después y dejarla. Otro de los testigos llamado Manuel “llegó al lugar a las 8.30, se quedó ahí con su hermana, y la ambulancia habrá tardado media hora en llegar. Él aseguró que esta persona nunca volvió”.

En esta versión de los hechos, no coincide con la versión del joven Pellegrino, que asegura haber regresado a los 40 minutos con su padre. “Las cuentas no dan, tengo más de un testigo de ese momento. Ese tiempo era suficiente para dejar que una persona se muera, fue abandono de persona”, finalizó la joven.

Ahora Marianela se encuentra haciendo reposo en su casa en Córdoba, donde se recupera durante el mes entero y sigue desde lejos su causa, bajo la potestad de su abogado en Rosario. “Ya estoy en mi casa por suerte. Unos amigos me trajeron antes de ayer a la noche. Estoy más tranquila de estar acá y recibir a mi gente, me cambia el ánimo. Todos los días estoy un poco mejor, las lesiones las voy superando, es un proceso lento, y por eso necesito reposo por un mes, cancelé mis vacaciones que iba a hacer en Paraguay, donde iba de mochilera a visitar a mi hermano. Pero ahora las estoy viendo pasar por la ventana”.

Escuchá la entrevista completa de Ariel Bulsicco con Marianela Gómez:

COMENTARIOS

*Los comentarios que integran esta discusión no representan la opinión de RosarioPlus. Son opiniones personales de los usuarios

Seguí leyendo