sec-corbata

Carlos Cossia, el edil clave en el aumento del boleto

Un proyecto de su autoría terminó siendo funcional a las aspiraciones del socialismo y el Pro de elevar el boleto a 8 pesos y 8,50 a partir de julio

La butaca número 15 se ocupó con lo justo. El quórum inicial se cocinó durante la tarde entre el socialismo, el Pro y un aliado inusual, el concejal Carlos Cossia (Peronismo Solidario), quien terminó siendo clave para aprobar el boleto de colectivo urbano a 8 pesos a partir del lunes y poner fin a una discusión caliente de cuatro semanas.  

Cerca de las 19.30, cuando los ediles eran llamados a sentarse en sus bancas, todas las miradas buscaban al veterinario. Era el señalado por haber roto la paridad que la semana pasada bloqueó la sesión y por ende el aumento. El grupo de los opositores quedó rengo y finalmente perdió en el recinto.

Cossia en la sesión que aprobó el aumento del boleto.

“Dar quórum es una obligación”, así lo sintetizó Cossia. El jueves por la tarde el oficialismo terminó de darle la vuelta a su necesidad de incremento a partir de una ordenanza del veterinario que crea la Movi Laboral para otorgar a los trabajadores una bonificación cuando adquieran el pack de viajes. 

Sin embargo, existe una ordenanza similar desde 2010 llamada Tarjeta Laboral que ahora se desplazó con mínimas variaciones en los porcentajes de bonificación. “Se trata de una pieza de cambio para justificar Cossia su voto en favor del aumento del boleto. Si quería cambiar la bonificación, hubiese modificado la ordenanza existente. Por eso digo que es un atajo”, sostuvo Jorge Boasso, autor de la ordenanza anterior.

"Son proyectos que en muchos puntos se van a unir, pero este proyecto supera la ordenanza de Boasso. Es más generoso y beneficiario", contestó Cossia. Por un lado se leía como un atajo, por otro como cintura política. 

Cuando la iniciativa tuvo despacho junto al aumento fogoneado por el socialismo y el Pro, el resto de los concejales estallaron por cómo se derrumbaba la resistencia al aumento. Si los ánimos venían caldeados, la forma en que se destrabó no les gustó nada, incluso enviaron un duro comunicado con sólo 13 firmas. Antes de ir al recinto se escucharon algunos planteos hacia el concejal, quien explicaba su postura con poco resultado.

Todo estaba resuelto, pero el quórum no lo darían. "Que se siente Cossia al lado de ellos, dé el quórum y recién después entramos nosotros a votar. Que quede la foto", dijo un concejal minutos antes de ingresar al recinto. 

En el mismo momento en que todo se encaminaba, los taxistas que presionaban en la puerta para que se concretara el aumento, le aflojaron a las bombas de estruendo, levantaron el paro y se marcharon. Es que el incremento en la tarifa de taxis estaba descontado, sólo podía trabar una nueva falta de quórum en el recinto como el jueves anterior por las diferencias en el boleto de colectivos.

De esto se agarró el concejal justicialista: “No encontraba motivo para no hacerlo (dar quórum) y dejar que la ciudad se prendiera fuego por un paro de colectivos y taxis”.

Cossia, en medio del río

“Contento seguro que no estoy. Estoy dolido porque con el grupo de 14 concejales agotamos todo lo posible y no pudimos bajar un centavo”, dijo Carlos Cossia en Sí 98.9. Pero aclaró que el grupo sabía que él daría quórum porque quería “mantener la gobernabilidad” en caso de que se hubiese dado paro de los servicios de transporte.

Al ser consultado si entendía que por un capricho del oficialismo se trató la tarifa de colectivos y taxis juntas, retrasando el aumento a los tacheros, respondió: “No le queden dudas que es así. Nosotros dijimos la semana pasada que daríamos quórum a votar taxis y cuando llegaba transporte de pasajeros nos levantábamos y no quisieron”.

COMENTARIOS

*Los comentarios que integran esta discusión no representan la opinión de RosarioPlus. Son opiniones personales de los usuarios

Seguí leyendo