sec-corbata

Aceite medicinal: Nación aún no autoriza que Santa Fe importe marihuana

El lote uruguayo de flores de marihuana para que el Estado santafesino empiece a investigar y producir aún no tiene el OK de Nación 

El gobierno de Santa Fe sigue esperando la autorización de Nación para importar desde Uruguay marihuana y poder producir aceite medicinal en sus laboratorios. La solicitud se realizó hace más de un año, sin embargo no se obtuvo respuestas de las dependencias nacionales encargadas, lo que retrasa la puesta en marcha del producto que servirá para mejorar la calidad de vida y aliviar los dolores de personas con epilepsia refractaria u otras enfermedades. Mientras tanto, en el plano local, quienes necesitan de esos productos para su propia salud o de familiares ya acudieron a la Justicia para sortear obstáculos y dejar de esperar. 

Desde el ministerio de Salud buscan que reemplazar los productos que ingresan desde el exterior y tienen costos altísimos en dólares. La solución que encontró Santa Fe a partir de la ley de cannabis medicinal es que el Laboratorio Industrial Farmacéutico Sociedad del Estado (LIF) fabrique un aceite pero para eso es necesario hacerse del insumo básico, ilegal en Argentina: la marihuana.

Por eso, en abril de 2017 se pidió a la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (Anmat) una solicitud de Importación de la planta de cannabis sativa, para desarrollo e investigación de productos para uso medicinal.

Guillermo Cleti, director del LIF

“No hubo noticias de avances sobre nuestro proyecto ni sobre el pedido de importación de flores desde Uruguay”, explicó a Rosarioplus.com Guillermo Cleti, director del LIF. En septiembre 2017 se cumplió con el formulario para la importación de sustancias bajo control. Puntualmente, la solicitud para importar 50 kg de flores secas de cáñamo desde Uruguay, incluso con la empresa ya seleccionada, que es Cannabis Uruguay Ltda.

Además, Cleti se refiere al proyecto que se presentó ante la Agencia Nacional de Laboratorios Públicos (Anlap) el cual consta de dos etapas: la primera para la puesta de planta piloto a escala de investigación junto a universidades, y la segunda, una planta de producción a escala industrial, para elaboración, fraccionamiento y envasado, en dependencias del LIF.

“No hay una respuesta formal. Desde la Anmat nos pidieron diferentes requisitos y los respondimos a todos, pero no hubo más encuentros por el momento”, confió Cleti. 

COMENTARIOS

*Los comentarios que integran esta discusión no representan la opinión de RosarioPlus. Son opiniones personales de los usuarios

Seguí leyendo