Perdió una sobrina por violencia de género y ahora ella la padece en carne propia

El ex novio de Brenda Mansilla le advertía que ella acabaría igual que su sobrina, Débora, asesinada en enero por su pareja, en Villa Gobernador Gálvez. El sábado a la noche, la sorprendió mientras esperaba el colectivo en Echesortu y le disparó un balazo.

Un hombre atacó a su ex pareja con un revólver, el sábado a la noche, en plena calle. La víctima corrió para ponerse a salvo y pidió ayuda en un comercio. El violento, ante ello, desapareció. El episodio cobró más notoriedad porque la mujer que lo padeció es familiar de una joven asesinada a principios de año por su novio. El colectivo "Atravesados por el femicidio" se hizo eco de la agresión y exigió justicia.

FBMD01000ac1030000582b0000a8810000d1840000b7880000340f0100eec4010011cd01002ed4010044dc010029030300
Brenda exige justicia por el femicidio aún impune de su sobrina.

Brenda Mansilla, de 25 años, aguardaba un colectivo el sábado a las 23 en la esquina de bulevar Avellaneda y Eva Perón, en Echesortu. Pero entonces la sorprendió Marcos Ariel R., una ex pareja suya, quien la apuntó con un arma de fuego y le realizó un disparo a quemarropa. No obstante, el tirador erró el disparo. La mujer echó a correr y entró en una heladería próxima, donde pidió ayuda presa de la desesperación.

El agresor se marchó. El disparo atrajo la atención de varios testigos que llamaron a la policía. Tras ello, radicó la denuncia en la comisaría 6ª, acompañada por miembros del espacio que reúne a familiares de víctimas de violencia de género.

Desde ese lugar revelaron que Marcos R. hace un tiempo que viene hostigando a Brenda, con la cruel amenaza de que correrá la misma suerte que su sobrina Débora.

El caso aludido es el de Débora Mansilla, de 18 años y madre de una beba, ocurrido en Villa Gobernador Gálvez. El último día de Navidad, sostuvo otra de las tantas discusiones que solía tener con su concubino -Brian O. de 25 años-, parte de una relación violenta según contarían luego sus familiares. Pero esa vez el joven le arrojó alcohol y le prendió fuego, según la imputación fiscal. Débora llegó al hospital con más de la mitad del cuerpo quemado. Agonizó una semana y el 3 de enero murió.

El muchacho acusado de femicidio femicida está en prisión domiciliaria, a la espera de juicio.

 

COMENTARIOS

*Los comentarios que integran esta discusión no representan la opinión de RosarioPlus. Son opiniones personales de los usuarios

Seguí leyendo