Lo que se viene: un taxi aéreo sin combustible ni conductor

Los taxis voladores y sin conductor, algo así como undrone gigante para transportar personas, ya no son utopías y empiezan a ser realidades. Este es el caso del coche presentado esta semana por la empresa Kitty Hawk, la compañía propiedad del cofundador de Google, Larry Page, que aspira a revolucionar el transporte aéreo privado en la próxima década.

La empresa ha estado probando en secreto este desarrollo desde octubre de 2017 en la región de Caterbury, en la Isla Sur de Nueva Zelanda. Luego de muchos estudios y pruebas se presentó Cora, un vehículo eléctrico con forma de avión que despega y aterriza de forma vertical por lo que no necesita pista de aterrizaje.

Con sus 12 hélices, es capaz de despegar desde entornos reducidos, como por ejemplo, una azotea. La compañía asegura que el taxi volador "tiene el potencial de transformar espacios como techos de edificios y estacionamientos en lugares cercanos para despegar". Además, puede recorrer hasta 100 kilómetros en un solo viaje y alcanzar una velocidad de 150 kilómetros por hora.

Sin embargo, su punto fuerte con respecto a las avionetas que actualmente se usan para conectar diferentes lugares de Nueva Zelanda es que es autónomo. Por lo tanto, el pasajero no tendrá que tener conocimientos sobre aviación para utilizarlo.

COMENTARIOS

*Los comentarios que integran esta discusión no representan la opinión de RosarioPlus. Son opiniones personales de los usuarios

Seguí leyendo