Llegó RealDoll X, la primera muñeca sexual con inteligencia artificial

La tecnología está llegando a límites inesperados en su pretensión de igualar a la naturaleza. A tal punto es así que ya está lista para salir a la venta una muñeca sexual con inteligencia artificial.

Después de varios meses de desarrollo, llegó RealDoll X, un proyecto en el cual intervienen el famoso fabricante de muñecas sexuales RealDoll, y su compañía hermana, Realbotix, quien fue la responsable de desarrollar la plataforma de inteligencia artificial que dota de "vida y personalidad" a estas muñecas.

RealDoll X será el primer robot con fines sexuales en salir a la venta para todo el público. Eso sí, algunos sólo podrán apreciarla en la vidriera ya que su precio ronda entre 14.000 y 18.000 dólares.

>

El robot, o la robot, busca revolucionar el mercado del sexo según afirman sus creadores que además aseguraron que "ya podremos tener sexo con un robot que, además, nos amará por siempre".

Harmony es la primera edición de RealDoll X equipada con la plataforma de inteligencia artificial que ofrece la posibilidad de tener conversaciones sencillas, así como expresar frases amorosas de acuerdo a la interacción a la que se la someta.

Además está equipada con un "Modo X" que, según la explicación,  "permite cumplir las fantasías sexuales más salvajes" y una "programación especial" que le dicta cuándo y cómo tratará a su pareja humana con "amor y adoración eterna".

El sistema de inteligencia artificial sólo está en la cabeza, la cual tendrá un precio de entre 10.000 y 12.000 dólares y será totalmente personalizable. Se podrá elegir el tipo de cabello, las facciones del rostro, el color de piel, los tipos de ojos, labios y otras características. Incluso habrá la posibilidad de poder comprar varios rostros o pelucas para intercambiarlos cada vez que se desee. En cuanto al sistema operativo se requerirá una suscripción anual a una app en la que también se podrá elegir entre tipos de voz, acentos y hasta personajes.

El resto del cuerpo sigue siendo la clásica muñeca de silicona que comercializa RealDoll desde hace varios años y que va de los 4.000 dólares. Así que, dentro del cuerpo de la muñeca no hay ningún tipo de sensores ni conexión con la cabeza, por lo que no habría una interacción "real" durante el acto sexual, ya que todo se trataría de frases programadas.

COMENTARIOS

*Los comentarios que integran esta discusión no representan la opinión de RosarioPlus. Son opiniones personales de los usuarios

Seguí leyendo