Lanzaron al mercado un test doméstico de fertilidad masculina

Cuando se habla de infertilidad en la pareja, normalmente los estudios recaen primero siempre en la mujer. Después, si todo está bien en el aparato reproductor femenino, se pasa a estudiar al hombre. Sin embargo, a partir de ahora, no habrá que esperar al médico para tomar acciones con respecto a la salud reproductiva masculina.

El Centro de Infertilidad Masculina y Análisis de Barcelona (CIMAB), una spin-off de la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB), distribuirá en España, Portugal y Marruecos el test de calidad de esperma de la empresa danesa SwimCount, que permite medir la fertilidad del esperma en casa.

La empresa creada por investigadores de la UAB ha informado de que este test doméstico, mCount, evalúa la fertilidad del hombre y que, a diferencia de los primeros tests que salieron al mercado, permite medir no sólo la cantidad de espermatozoides de una muestra de semen, sino también la movilidad progresiva, es decir, su capacidad para moverse en línea recta.

"Los espermatozoides que muestran una motilidad baja o que son inmóviles no son capaces de llegar hasta el óvulo para fecundar, por lo que la motilidad espermática es un parámetro de calidad del semen fundamental para lograr el embarazo natural y SwinCount es la única prueba doméstica que tiene en cuenta esta variable, con una fiabilidad superior al 90 %", ha explicado el director general de CIMAB, Agustí García.

 

El funcionamiento del test es similar a un test de embarazo: se deposita una pequeña muestra de semen y, transcurridos 30 minutos, el color de la ventana del resultado indica si la cantidad de espermatozoides móviles está por encima o por debajo del umbral que indica la Organización Mundial de la Salud como esperma normal (5 millones de espermatozoides móviles por mililitro).

Según la OMS, una pareja no es infértil hasta que no transcurren 12 meses desde que intentan conseguir un embarazo sin éxito. Por ello, actualmente el diagnóstico de infertilidad se retrasa un año desde el inicio de la búsqueda del embarazo.

"Este sistema permitiría diagnosticar antes el problema, y al ser la mujer más joven, se incrementaría el éxito de embarazo con medios de reproducción asistida", ha resaltado García, que es investigador de la Unidad de Biología Celular y Genética Médica de la UAB.

García y el profesor Jordi Benet Catalán descubrieron y patentaron un método para determinar el estrés oxidativo de los espermatozoides, un proceso relacionado con la fragmentación del ADN que se considera como uno de los parámetros a tener en cuenta para determinar las causas de la infertilidad masculina.

Este descubrimiento abrió la puerta a la creación de la empresa, que continúa investigando sobre las causas y tratamientos de la infertilidad masculina, a la vez que ofrece servicios de diagnóstico a pacientes para orientarles sobre el tratamiento de fertilidad más adecuado según su estado.

COMENTARIOS

*Los comentarios que integran esta discusión no representan la opinión de RosarioPlus. Son opiniones personales de los usuarios

Seguí leyendo