sec-corbata

La Rambla Catalunya se renueva: busca rivalizar con Pellegrini y Pichincha

La Empresa del Estado Municipal Costanera Rosario estrena un lavado de cara en la rambla Catalunya, donde se espera transformar el lugar en “un paseo gastronómico como Pellegrini o Pichincha”, al decir de los encargados del proyecto. Es que el municipio encaró una serie de remodelaciones de la playa, la plaza seca y los bares que el año pasado fueron objeto de un escándalo tras conocerse que estaban “enganchados” a la red eléctrica de la EPE para robar energía.

Desde que la intendenta Mónica Fein decidió quitar el derecho de explotación de los bares al único concesionario, el empresario Mario Cornaglia, en noviembre pasado, las cuadrillas trabajaron contrarreloj para garantizar el servicio gastronómico, y mejorar el resto de ese paseo público.

Hacía tiempo que la playa pública no tenía una remodelación.

De esta forma, una gran cantidad de áreas municipales cooperaron para el lavado de cara, y entre las nuevas propuestas, además de playas y bares más lindos y seguros, durante enero y febrero habrá actividades deportivas, culturales, de medioambiente, salud y movilidad. “Las actividades serán en dos carpas, en Gallo y Costanera y junto al bar Rambler (ex Mordisco), todos los viernes, sábados y domingos desde las 16”, adelantó el director del Corredor, Lucas De la Torre a Rosarioplus.com.

Consultado por un monto estimado de inversión entre las actividades y las obras de refacción, precisó que “es difícil calcular ya que cada área municipal se encargó de otra cosa, así como el Corredor invirtió su parte, y no se trató de un proyecto unificado: Salud donó dos desfibriladores, Obras repavimentó y cambió luminarias en la plaza seca, y la lista sigue”.

En qué andan los bares tras el escándalo

Luego de la quita de concesión, quien se acercaba a disfrutar de una jornada calurosa en la costa rosarina pudo observar que los bares continuaron funcionando bajo los nombres Rambler (Ex Mordisco), Hemingway (Ex Sr. Arenero), Chulavista (Ex Caracolas), Serena (Ex Primavera) y Kinston Roots (Ex Natural Mistic), “todos con nuevos nombres, para garantizar tanto el servicio a los clientes como los puestos laborales a los empleados, cada uno manteniendo diferente impronta según su tipo de público, y eso se busca mantener”, aseguró el funcionario.

Son nada menos que 130 puestos laborales en 900 metros de playa, entre los gastronómicos y guardavidas, los que continuaron bajo la órbita de la empresa autárquica municipal, de los cuales “los guardavidas continuarán trabajando para el Corredor, mientras que los gastronómicos pasarán a manos de quienes exploten las concesiones”, adelantó.

Sobre las licitaciones, aseveró que “el borrador ya está terminado, pasará por áreas municipales como Habilitaciones, Secretaría de Gobierno, Legal y Hacienda, para en un par de semanas publicarlas para cada uno de los bares”. Aclaró que “fue una decisión clara la de concederlas a diferentes dueños, para que sea una sana y plural competencia, ya que cuando habrá más oferentes será mayor su inversión para mejorar el servicio”.

Sobre las obras de refacción, De la Torre puntualizó: “Se mejoró las duchas y señalética de la playa, señalética, delimitación en ciclovía, baños públicos, refulado de arena, mejora de la rampa para kayakistas de Costanera y Gallo, nuevo mobiliario urbano y pasto en plaza seca, y mejoras de la feria municipal, con nuevas lonas, columnas e iluminación, se sumaron canchas de volley y futbol tenis, bicicleteros y un sector de kitesurf nuevos, así como un puesto de recarga de la Tarjeta Movi”.

Finalmente recordó que “se reforzó el equipo de seguridad en una comunicación coordinada entre guardavidas, el Corredor, la GUM, el SIES y la policía”, así como también “una inversión en la seguridad en la playa con mejora en las casillas de guardavidas, incorporación de elementos de rescate, nuevos desfibriladores, botiquines, binoculares”.

COMENTARIOS

*Los comentarios que integran esta discusión no representan la opinión de RosarioPlus. Son opiniones personales de los usuarios

Seguí leyendo