La Facultad de Ingeniería busca sumar estudiantes mujeres

De todas las facultades de la Universidad Nacional de Rosario, la de Ciencias Exactas, Ingeniería y Agrimensura (FCEIA) es la única que aún se debe a sí misma aggiornarse a los nuevos tiempos con la cantidad de estudiantes mujeres en sus aulas, que siguen siendo muy pocas, y por eso promovió un programa especial con varias aristas para incentivarlas.

“En Mecánica, Electrónica, Civil y Eléctrica son contadas las alumnas mujeres, mientras que en Ingeniería Industrial la paridad ya se siente: son el 50 por ciento del alumnado”, aseguró a Rosarioplus.com la decana de FCEIA María Teresa Garibay, primera mujer en el decanato de la historia de este claustro.

Garibay será la encargada de aplicar el programa “Mujer en Ingeniería” tanto en Rosario como en los 115 departamentos donde se estudian dichas carreras del país, que fue acordado el 31 de mayo por unos 90 decanos durante la Asamblea Plenaria del Consejo Federal de Decanos de Ingeniería de Argentina (CONFEDI).

Ya es un dato importante el hecho de que de los 90 decanos presentes en el encuentro, menos de diez eran mujeres, y se estima que de los estudiantes de Ingeniería en todo el país sólo un 20 por ciento pertenecen el género femenino.

En las ciencias de la ingeniería continúa “cierta impronta masculina por desconocimiento de qué hace un ingeniero en su profesión”. “En Medicina en sus comienzos eran todos hombres, y hoy el 60 por ciento son mujeres”, ejemplificó la decana.

La ingeniería tiene cara de mujer

Según Garibay, lo que se desconoce de todas las especialidades de las ingenierías es que se trata de una carrera muy propensa para las mujeres, porque “resuelve problemas de la sociedad, y las mujeres suelen hacerlo en muchos aspectos de su vida constantemente”.

En otro orden de cosas, la decana precisó que “es una carrera que necesita de por sí muchos estudiantes porque el desarrollo del país la necesita (sus industrias y servicios) y no es tan popular”. Se cursa casi todo el tiempo con trabajo en equipos, “porque así será después es la vida profesional real, y eso lo hace una carrera muy atractiva. Es muy raro ver ingenieros que trabajen sólos, porque además de los grupos, es un trabajo muy interdisciplinario con otras ciencias”.

Garibay es la primera decana en la historia de la Facultad de Ciencias Exactas, y sobre su propia experiencia recordó que “cuando era estudiante eran otras épocas, las mujeres naturalizábamos el destrato, y era difícil porque éramos realmente pocas: he llegado a ser yo sola entre 80 compañeros varones”.

A su cargo, recordó haber llegado por la experiencia. “Fui transitando diversos roles en esta facultad, fui directora de Ingeniería Civil, por lo que tengo trayectoria en estos claustros, y siempre trabajé cómoda con los equipos de trabajo y me respetaron”, aseguró sobre su condición de mujer.

Las ingresantes, las salientes y el afuera: los frentes del programa

La idea de aplicar este programa es promover que más estudiantes mujeres elijan estudiar algunas de las carreras de ingeniería, dando visibilidad a las oportunidades que estas carreras ofrecen, independientemente de la cuestión de género.

A partir de su aprobación en mayo pasado, ahora cada decano aplicará esta propuesta a su facultad y visibilizará a las mujeres estudiantes que tienen. “Ya lo venimos haciendo con videos de algunas ingenieras de varias facultades de todo el país para difundir sus experiencias varias”, recordó la referente, que es recibida en Civil.

Otro aspecto del programa será el mentoreo, que habrá para estudiantes ingresantes así como para las del último año de cursado. “La idea es que las ingresantes tengan referentes mentoras que sean las alumnas de 4to año, durante los primeros meses de la carrera, para que se sientan más a gusto en sus primeros pasos, porque se entiende que es una transición difícil del nivel secundario al universitario, y más si son pocas personas de tu mismo género”, reflexionó.

Las prontas a recibirse tendrán por su parte como mentoras a ingenieras profesionales para aprender a insertarse en el mercado laboral.

Además el programa prevé que se haga un análisis de campo en estudiantes secundarias de 12 a 16 años para conocer cómo ven a la ingeniería, y así saber después cómo dar a conocer estas carreras.

COMENTARIOS

*Los comentarios que integran esta discusión no representan la opinión de RosarioPlus. Son opiniones personales de los usuarios

Seguí leyendo