El origen del pañuelo verde fue hace 15 años y en Rosario

Era mediados del año 2003, hace justo 15 años, y la directora del Instituto de Género, Desarrollo y Derecho de Rosario Susana Chiarotti dialogaba por teléfono con varias referentes del país, entre ella Marta Alanis, de la ong Católicas por el Derecho a Decidir. En dicha charla, las dos craneaban parte de la organización del inminente Encuentro Nacional de Mujeres (el XVIII) que se iba a realizar en Rosario, del 16 al 18 de agosto.

“Con Susana las dos coincidíamos en promover el uso del pañuelo que podía ser color verde, no neutral, y que esté vinculado a la esperanza y a cuestiones saludables”, aseguró Alanis, en un documental radial de Radio Universidad de Rosario, en el que Chiarotti agregó que “el verde es un color que significa vida, y no debemos dejarnos arrebatar esa palabra”.

Tras el diálogo de Chiarotti y Alanis, fueron las militantes católicas las que trajeron desde Córdoba a aquel Encuentro Nacional de Mujeres en Rosario, en el que repartieron los primeros miles de pañuelos. “Fue después que terminó el encuentro y cuando comenzábamos a marchar: nos dieron bolsas llenas y en pocos minutos se los fueron agarrando y colocando naturalmente, sin preguntar demasiado por qué ese color ni nada”, recordó emocionada en diálogo con Rosarioplus.com Luciana Seminara, quien entonces coordinó el primer taller de estrategias para la legalización, y hoy como referente de COAD gestionó nada menos que de 23 colectivos de los que partieron hacia el Congreso el pasado jueves, la delegación más grande del país.

Así fue como nació el símbolo de la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal Seguro y Gratuito, y ahora símbolo también del primer triunfo en la Cámara de Diputados cuando se dio media sanción a la Ley de Despenalización del Aborto (tras siete intentos fallidos) mientras en el exterior y en todas las esquinas del país miles y miles de mujeres celebraron levantando aquel pañuelo que lleva la frase: “Educación sexual para decidir, anticonceptivos para no abortar, aborto legal para no morir”.

El Mundial de las Pibas empezó un poco antes que el de Rusia
El festejo histórico de miles de mujeres en los alrededores del Congreso.

En aquel entonces los pañuelos eran de acetato, y la frase, que era más corta, decía “Por el derecho a decidir”. Y de esa simple manera, algo instintiva como “apropiándose por una necesidad que teníamos desde todos los sectores políticos”, se usaron los pañuelos verdes en una marcha en Rosario.

“Después vinieron varias asambleas en 2004 y 2005 en las que se formalizó la organización para consolidar la que dimos en llamar Campaña Nacional por la Legalización del Aborto, y en alguna de éstas legitimamos el pañuelo como propio, ya que no tenía sentido cambiar la idea o el color cuando ya era parte del movimiento”, reflexionó Seminara.

O sea que los pañuelos fueron previos a la mismísima campaña, sobre la cual destacó “una instancia fundacional, aunque no tenía nombre aún, en una reunión plenaria en 2003 en el salón de actos de la Facultad de Ciencias Económicas de la UNR, cuando se empezó a armar el mailing y gestar la presencia en todo el país”.

La especialista en Derecho de familia y otra de las precursoras de la Campaña, Mabel Gabarra, recordó que en el ENM de Rosario se empezó a hablar por primera vez de una campaña formal y nacional por el aborto, y apuntó que “fue en el seno del taller de estrategias”, a la vez que contextualizó que para la época en que no se dialogaba sobre las prácticas de abortar, “era un acto de valentía ponerse un pañuelo, y éramos muy mal vistas cuando lo hacíamos”.

Fragmento de la asamblea realizada en el salón de actos de Ciencias Económicas:

Pero los pañuelos en la lucha de las mujeres estuvieron mucho antes

El pañuelo en la cabeza ya era un símbolo de lucha importante en la historia de las mujeres muy anterior al de color verde.

Marta Alanis y Susana Charotti pensaron en aquella charla telefónica de 2003 cómo visibilizar el reclamo por el derecho al aborto, buscando un símbolo importante que distinguiera al reclamo del resto, recordó Chiarotti en el documental de Radio UNR. “Pensábamos que sea un pañuelo porque lo relacionábamos con las mujeres que reclamaron el derecho al voto en los años  ‘40, que llevaban un pañuelo blanco en la cabeza, y después se volvió el símbolo del reclamo por los desaparecidos”, fueron sus palabras, en alusión a la reconocida lucha de las Madres y Abuelas de Plaza de Mayo durante la dictadura cívico militar de 1976.

Al origen de la lucha feminista con el pañuelo blanco se le sumó otro capítulo menos conocido, cuando en el 2000, las miembros de Católicas por el derecho a decidir participaron de la Conferencia Internacional de la Mujer en Nueva York, a la cual llevaron pañuelos de color lila.

Marta por su parte recuerda sobre aquel acontecimiento que “las argentinas llevamos los pañuelos con consignas de derechos sexuales y reproductivos”, y a continuación relató sobre cómo caló hondo esa decisión: “Cuando llegamos, todas las ong nos pusimos de acuerdo en levantar el pañuelo para que sea visible como acto político de demanda”.

Si bien en un principio se pensó en el color lila para el reclamo por la despenalización del aborto, éste ya representaba al feminismo en su integralidad, y había organizaciones que lo usaban. El verde era de los colores uno de los pocos vacantes, ya que el amarillo era símbolo papal, el rojo de varios partidos políticos de izquierda, el azul el justicialismo, el celeste de la bandera argentina, el violeta y el lila es el color del feminismo, y el blanco es de las Madres y Abuelas.

Escuchá el documental radial completo del programa La marca de la almohada difundido el pasado 29 de mayo en Radio Universidad:

 

COMENTARIOS

*Los comentarios que integran esta discusión no representan la opinión de RosarioPlus. Son opiniones personales de los usuarios

Seguí leyendo