Rutas y calles como trampas mortales: 13.788 muertos en 20 años

Con un promedio de 689 fallecimientos por año, Santa Fe se ubica como la segunda provincia del país con más muertes por accidentes viales. El déficit estructural de las rutas asoma como una de las principales razones de tamaño flagelo

La explicación de Ricardo Lasca, coordinador nacional de Defensa del usuario vial, es simple y hasta didáctica. Le alcanzan dos minutos para atar e hilvanar todos los cabos sueltos de la problemática. Decide poner como ejemplo una tragedia que en su día enlutó al país para graficar la “gravedad de la situación”. El 8 de octubre de 2006, un colectivo y un camión chocaron de frente en el kilómetro 689 de la ruta nacional 11, a la altura de la localidad de Margarita, en el norte de Santa Fe. En el micro viajaban alumnos y docentes del Colegio Ecos que regresaban de Chaco luego de una actividad solidaria en una escuelita rural. 12 personas, en su mayoría adolescentes, perdieron la vida.

“Aquella tragedia sintetiza la perversidad del sistema vial en nuestro país. Una ruta concesionada hace 25 años en la que no se hizo un solo kilómetro nuevo. Si se hubiese hecho una autovía esos chicos se hubiesen salvados por más que el camionero estuviese borracho. Nunca se hubiese producido ese choque frontal. Ninguna mejora en 25 años. Es terrible e inconcebible”, afirma Lasca en diálogo con Rosarioplus.com

Detrás de ese duelo, como el de tantos otros, está el déficit estructural de las rutas y la falta de una política de Estado a nivel nacional, provincial y municipal para rediseñar el actual sistema vial, según la mirada de este especialista.

La provincia de Santa Fe es un claro ejemplo de un esquema en el que siempre pierde el usuario: peajes caros e ilegales (no se ajustan a lo que dicen la ley), aumentos indiscriminados, concesiones con escasa rentabilidad por trazas poco transitada, falta de inversiones, rutas muy deterioradas y miles de muertes por año.

Según el relevamiento estadístico de la ONG Luchemos por la Vida, una de las organizaciones civiles más comprometidas con esta problemática, Santa Fe es la segunda provincia del país con más víctimas fatales en accidentes viales: 13.788 en los últimos 20 años (1995-2014). El estudio contempla accidentes en las rutas --donde se registraron la mayor cantidad de fallecidos--  y también en las calles de todas las ciudades y localidades de la provincia.  

El año pasado (último registro difundido por la ONG) murieron 765 personas en las rutas. El relevamiento ubica a Santa Fe muy por debajo de Buenos Aires (2.334), pero bastante por encima de Córdoba, donde hubo 483 fallecidos, y de Mendoza, que alcanzó la cifra de 334 muertos.

Lo llamativo y paradójico del informe es que en 1996 la cifra de muertos fue de 712, menor a la del 2014. La evolución año a año refleja que el promedio se mantuvo estable (una característica común en la mayoría de las provincias), lo que, a juicio de los especialistas, evidencia la casi nula inversión en infraestructura en las últimas tres décadas, al revés de lo que ocurrió en muchos países del mundo

Números oficiales

En pocas semanas, el Observatorio de la Agencia Provincial de Seguridad Vial (APSV) difundirá las estadísticas oficiales sobre siniestralidad vial en 2015. Los últimos guarismos marcan que en 2014 se registraron 593 víctimas fatales en 533 siniestros viales en la provincia de Santa Fe, mientras que las muertes por accidentes de tránsito en 2013 habían sido de 737.

La estadística demuestra el 63,3% de los hechos se produjeron en zonas urbanas, mientras que el 36,7% en zonas rurales. Sobre rutas y autopistas tuvieron lugar el 56,2% de los siniestros, mientras que en calles y avenidas urbanas, el 43,8%. El informe precisa que el horario en el que se produjeron los siniestros con víctimas fatales no varía mucho en relación a las franjas horarias el 50,7% fueron durante la noche, y 49,3% durante el día.

“El socialismo criticaba a Reutemann pero cuando llegó al poder hizo lo mismo o peor”

La militancia de Lasca contra las concesiones privadas, los peajes de cabina y la complicidad estatal comenzó en la década del ‘90, en medio de la ola de privatizaciones. En aquellos años, visitó varias veces la provincia de Santa Fe para debatir junto a los sectores políticos opositores a la gestión de Carlos Reutemann posibles soluciones para mejorar rutas y caminos. Muchos de los dirigentes socialistas que en estos últimos ocho años han ocupado importantes cargos de gestión coincidían con su visión del problema.

“Recuerdo que hacíamos charlas en el Concejo y en la Federación Agraria junto a un montón de dirigentes radicales y socialistas que con el tiempo participaron en la función pública. Le pegaban con razón a Reutemann por los peajes truchos que se habían instalados y por los negociados con las firmas privadas. Lo triste de esto es que cuando llegaron al poder hicieron lo mismo o peor”, sentencia.

Para Lasca, el Frente Progresista Cívico y Social apostó desde un principio por el mismo “modelo perverso” que tanto criticó. “Despilfarraron los fondos que recaudaron. Ahora quieren crear una tasa al combustible para hacer obras. Hay peajes truchos e ilegales, empresas sin rentabilidad y aumentos indiscriminados.  Encima jamás permitieron una audiencia pública”, se queja.

Y concluye: “A Binner le pedimos una audiencia como jefe del partido y no nos atiende. A ver si algún dirigente o legislador de Santa Fe se anima a escucharnos con el fin de corregir esta barbaridad. Hemos estudiado el tema, no salimos de una palmera. Queremos que el gobierno de Lifschitz no cometa estos errores.  O al menos que nos escuchen”.

 

COMENTARIOS

*Los comentarios que integran esta discusión no representan la opinión de RosarioPlus. Son opiniones personales de los usuarios

Seguí leyendo