Refrescó y no hizo falta la lluvia

El viento del sudeste hizo lo suyo: refrescar la ciudad y alejar al calorazo que volvió loco a más de uno. No hizo falta la lluvia pero tiene todas las chances este martes. 

Por la madrugada el viento cambió de dirección y empezó a soplar del sur. Eso es garantía que la sensación térmica disminuye, algo que se necesitaba como agua en el desierto. La máxima será de 30 grados este martes pero no será sofocante. La probabilidad de lluvias se mantiene para la mañana y la tarde.

COMENTARIOS

*Los comentarios que integran esta discusión no representan la opinión de RosarioPlus. Son opiniones personales de los usuarios

Seguí leyendo