Pequeños comercios ya extrañan el descanso dominical de los super

Desde la Unión de Almaceneros calcularon que desde julio, cuando empezó a funcionar la prohibición para que abran las grandes cadenas de supermercados, aumentaron hasta un 50 por ciento las ventas. Dicen que equilibró un año en baja

La ley de descanso dominical cambió las cuentas para los pequeños y medianos comercios de la ciudad. En particular, para los más cercanos a las grandes cadenas de supermercados, obligadas a cerrar desde julio los domingos más otros días festivos y feriados. Es incierto el panorama que ahora enfrenta ese sector tras la decisión judicial a favor de supermercadistas, celebrada por las cadenas Carrefour, Coto y Jumbo, que planean reabrir desde el 8 de enero. 

La normativa provincial, a la que adhirió Rosario en 2015 y empezó a regir este año, cambió hábitos de consumo en los ciudadanos pero no dejó de haber ventas en el último día de la semana. “Los negocios que están a diez cuadras de las grandes cadenas tuvieron un incremento de las ventas de entre 35 y 50 por ciento. Fue un alivio para verdulerías, carnicerías y mercados chicos”, remarcó el representante de la Unión de Almaceneros Rosario, Juan Milito. En sus cálculos, fueron unos 6 mil comercios en Rosario los que por sus características no fueron alcanzados por la norma y vieron mejoradas las ventas.

“En un marco recesivo, en que venían de perder el 20 por ciento de los ingresos y habían aumentado los costos –incluido el tarifazo–, esto los mantuvo a flote", analizó. La reciente decisión judicial de levantar la prohibición a grandes comercios "pone en peligro muchos comercios”, alertó el almacenero, quien además integra la Multisectorial contra el Tarifazo, un grupo de sindicatos y ONG que presentaron amparos contra las subas en las tarifas de servicios públicos.

Según Milito, a diario se registran cierres de pequeños negocios o dueños que salen a tratar de venderlos. “Entre enero y febrero los que están tambaleando verán si se pueden parar o caerse y dejar todo. Sobre todo, cuando tengan que resolver nuevos contratos con las inmobiliarias”, concluyó.

Sobre el fallo del lunes de la Sala 3 de la Cámara de Apelación en lo Civil y Comercial que declaró inconstitucional la ley, Milito opinó: “Es una bofetada contra los pequeños y medianos comercios. En 2016 los fallos de la Justicia han sido contra los sectores que más lo necesitaban, como la disputa no resuelta respecto a los tarifazos”.

La decisión de los magistrados, celebrada por supermercadistas, será apelada por el municipio y la provincia. El ministro de la Producción de Santa Fe, Luis Contigiani adelantó que si las sucursales de los grandes supermercados serán multados ya que la ley, aún con el fallo, sigue vigente. Rosario es la única de las 20 localidades que adhirieron a la normativa en donde se registraron violaciones y se labraron multas económicas.

COMENTARIOS

*Los comentarios que integran esta discusión no representan la opinión de RosarioPlus. Son opiniones personales de los usuarios

Seguí leyendo