sec-corbata

#Niunamenos, el mensaje que la Justicia nunca escuchó

A pesar de la lucha contra la violencia de género y los femicidios que es llevada a cabo desde hace años por los diferentes grupos feministas de todo el país, la marcha que se realizará por segunda vez en el año, bajo la consigna “Niunamenos”, obtuvo un carácter masivo a partir de varios casos emblemáticos que fueron tratados en la mayoría de los grande medios de comunicación. 

Sin embargo, la presión mediática que sirvió para que miles de argentinos se movilizaran y se visualice una problemática invisibilizada, no obtuvo un óptimo resultado en el poder judicial. Un claro ejemplo de esto fue la falta de condenas en los casos con más repercusión a nivel nacional: Melina Romero, Lola Chomnalez, Nicole Sessarego y Chiara Páez.

Melina Romero

La joven fue vista por última vez el 23 de septiembre de 2014, el día en que cumplió 17 años. Un mes después, apareció sin vida dentro de una bolsa de nylon, tirada al borde de un arroyo. Por el crimen de Melina fueron detenidos Elías Fernández, conocido como "Narigón", y al pai umbanda César Sánchez (46) y Joel Fernández (19), alias "Chavito". Los tres sospechosos habían estado detenidos hasta fines de diciembre del año pasado, cuando la Sala I de la Cámara de Apelaciones de San Martín revocó sus prisiones preventivas y todos ellos recuperaron la libertad.

El 8 de noviembre de 2015, la Cámara de Casación Penal bonaerense rechazó un recurso presentado por la familia de Melina para que todos los acusados vuelvan a prisión y además, el juez Porto, los sobreseyó definitivamente a dos de ellos. Sólo será juzgado por los hechos "Chavito", quien está acusado del delito de "homicidio doblemente calificado por femicidio y por el concurso premeditado de dos o más personas, violación seguida de muerte y privación de la libertad agravada por resultado muerte y por la participación de tres o más personas".

Lola Chomnalez

Lola Luna Chomnalez había llegado a Valizas (Uruguay) a pasar el fin de año junto a su madrina, el marido, la hija de ambos y un hijo de 14 años de un matrimonio anterior de él. Según relató su familia, la tarde del domingo 28 de diciembre la chica se fue a caminar sola y no se supo más nada sobre ella hasta el martes 30, cuando apareció asesinada.

La investigación por el crimen de la adolescente tuvo cambio de fiscal, unas 30 personas, entre ellas la madrina de Lola y su esposo, detenidas como sospechosas y luego liberadas, y miles de hipótesis sobre el asesinato de la joven.

A poco de cumplirse un año de la muerte de Lola, la justicia uruguaya todavía no tiene noción de qué fue lo que ocurrió ni quién terminó con la vida de Chomnalez.

Nicole Sessarego

Nicole Teresa Sessarego Bórquez (21) era estudiante de Periodismo en la Universidad de Playa Ancha (Chile) y estaba desde febrero en Buenos Aires realizando un intercambio educativo. El 15 de julio de 2014, la joven chilena fue encontrada asesinada a puñaladas en el hall del edificio del barrio porteño de Almagro donde vivía con amigas.

Desde un principio, el crimen tuvo un sospechoso fundamental, Lucas Azcona. Sin embargo, en octubre de este año, la justicia revocó el sobreseimiento del ex novio de la joven, solicitando que se  investigue si el joven pudo tener alguna vinculación con el presunto asesino.

Los abogados querellantes, en representación de los familiares de la chica, desde hace tiempo reclaman a la justicia que realice un entrecruzamiento entre los teléfonos y computadoras de Azcona y el ciudadano turco Canberk Teber, quien ya estuvo detenido por el caso, con el fin de establecer si tenían alguna vinculación y si el último pudo haber contratado al ahora procesado como sicario.

La investigación por el crimen de Nicole sufrió un nuevo giro con la investigación sobre Canberk Teber y puso a Lucas Azcona como un asesino a sueldo.

Chiara Páez

Chiara desapareció la madrugada del domingo 10 de mayo de 2015 y luego de una búsqueda que incluyó rastrillajes con perros adiestrados y voluntarios de Rufino, fue encontrada muerta y enterrada en un pozo del patio de la vivienda de su novio, quien confesó haberla matado a golpes.

En agosto, la Cámara Penal de Venado Tuerto revocó la prisión preventiva dictada contra la madre del joven acusado por el homicidio y su pareja, y ordenó liberarlos por falta de pruebas, a pesar de una prueba de luminol que confirmaría la hipótesis de que más de una persona mató y enterró el cuerpo de la adolescente de 14 años.

Al conocerse la decisión judicial de que el único acusado del crimen es el novia de Chiara, la familia de la nena de 14 años decidió abandonar Rufino para buscar tranquilidad e intentar rehacer su vida en otra parte, ya que no soportaban ver por la calle a los “asesinos de su hija”.

COMENTARIOS

*Los comentarios que integran esta discusión no representan la opinión de RosarioPlus. Son opiniones personales de los usuarios

Seguí leyendo