sec-corbata

La sequía y el hambre corren a todos de Somalia

El país africano asiste a una sequía inédita que, sumada a la hambruna estructural, provoca la migración de unas 3000 personas cada día en busca de agua y comida

Más de 3.000 personas huyen cada día de Somalia, donde 6,2 millones de personas -más de la mitad de la población-, necesitan ayuda humanitaria urgente, informó el Consejo Noruego para los Refugiados (NRC). "Los damnificados se ven obligados a abandonar sus hogares en busca de agua y alimentos. Es el mayor desplazamiento desde la hambruna de 2011 y aumenta cada día", alertó el director del NRC en Somalia, Víctor Moses, a través de un comunicado.

Un millón de niños están creciendo malnutridos.

Según los datos recopilados por la Red de Vigilancia de la Protección y Retorno del NRC, dos tercios de todos los desplazados huyeron de las regiones de Mudug (centro del país), Bay y Shabelle (sur) y Sool (norte) y más de la mitad de estos desplazados huyen a tres regiones: Banaadir (sureste), Mudug y Bay.

Un total de 63.000 personas llegaron a Baidoa (centro del país), capital de la región de la Bahía, desde enero y casi 85.000 personas llegaron a Mogadiscio desde el pasado noviembre, según consignó la agencia EFE.

La sequía en el país está provocando que más de 6 millones de personas se enfrente a una inseguridad alimentaria aguda, un millón más que hace sólo 6 meses.

Un niño bebe el agua sucia de un charco en el campo.

Naciones Unidas calcula que un millón de niños menores de 5 años sufrirán malnutrición grave este año mientras que los precios de los alimentos continúan disparándose en el país. Además, las previsiones no son halagüeñas ya que el pronóstico de precipitaciones indica que lloverá la mitad de lo que se esperaba entre abril y junio en la mayor parte de Somalia.

La sequía empuja a la gente a beber agua no apta para el consumo, lo que dio lugar a un brote de cólera que causó 268 muertos y 11.000 afectados este año. Numerosas organizaciones internacionales insisten, sin embargo, en que con apoyo financiero aún se está a tiempo de evitar que se repita la situación de emergencia humanitaria que se vivió en 2011, cuando una fuerte sequía provocó otra hambruna, en la que se calcula que murieron unas 260.000 personas.

COMENTARIOS

*Los comentarios que integran esta discusión no representan la opinión de RosarioPlus. Son opiniones personales de los usuarios

Seguí leyendo