La letra chica detrás de la nueva campaña de socios leprosos

La campaña de la polémica nació con el año nuevo. Mientras en las mesas leprosas se levantaban las copas brindando por la llegada del 2018, en las redes sociales de Newell’s salía a la luz el plan de la dirigencia para captar nuevos socios durante enero, a través de una serie de beneficios. Como la propuesta les permite a los actuales asociados hacer uso de la promoción, aunque perdiendo la antigüedad, desde las agrupaciones opositoras le saltaron a la yugular al presidente Eduardo Bermúdez y compañía. Denuncian que esconden segundas intenciones para reducir el padrón, recortar derechos y bajar la participación. La CD se defiende y afirma que las acusaciones son infundadas, con el objetivo de sacar réditos políticos.

Con el gancho de iniciar el año “tomando una buena decisión”, el club lanzó una movida con diferentes privilegios para todos los hinchas que quieran asociarse. El acceso gratuito a la platea por seis meses en los partidos de la Superliga, un trimestre de uso sin cargo del gimnasio ubicado bajo la visera y una producción de fotos con un jugador del plantel, dependiendo de las categorías vigentes, son las promesas para los que se sumen. Actualmente, la Lepra cuenta con una masa societaria que ronda las 30.000 personas, un número que ha ido en baja en los últimos años.

Una campaña para incrementar el número de socios era un pedido histórico de las distintas agrupaciones que conforman el arco político rojinegro, desde que el club recuperó la democracia en diciembre de 2009. Sin embargo, la letra chica del anuncio encendió las alertas y disparó una batería de críticas, principalmente de los sectores opositores, contra la comisión directiva: se plantea la posibilidad de que los actuales asociados puedan acceder al beneficio, pero a cambio de la antigüedad. De esa forma, no podrían participar en las asambleas (se necesitan 3 años como mínimo), postularse para cargos electivos (10 años para presidente y vice, y 5 para las demás funciones) o acumular permanencia para transformarse en vitalicios.

Todas las agrupaciones leprosas consultadas por Rosarioplus.com coincidieron en que, camuflado detrás de una necesaria iniciativa para generar ingresos genuinos, hay un claro propósito de reducir la cantidad de personas que participan activamente en las diferentes instancias políticas de la institución. “Creo que es una avivada y que les va a salir mal. Son marcadamente incapaces. El único objetivo que puede tener esta campaña es que haya menos gente a la hora de votar en las elecciones”, opinó Daniel Giraudo, de ADN Leproso. “Lo que buscan es que haya menos participación. No criticamos por criticar, pero sí cuestionamos lo de la antigüedad. Creo que los hinchas no van a regalar ese derecho por un abono a platea”, analizó Roberto Mensi, de Autoconvocados. En tanto, Germán Pupulin, en nombre del Movimiento de Pertenencia Leprosa, deslizó que la movida carece de sentido: “Tenemos las peores sospechas de estos dirigentes. Nos preocupa y es peligroso porque provocaría que los socios pierdan sus derechos. Puede ser una maniobra para que menos personas puedan ir a las asambleas”.

Esta es la primera campaña que impulsa el club para sumar socios después de los 14 años de gobierno de Eduardo López (1994-2008). Salvo el reempadronamiento que se realizó apenas asumió Guillermo Lorente como presidente, no hubo otras iniciativas similares. A principios de este siglo, el por entonces máximo directivo rojinegro, hoy procesado por administración fraudulenta, planteó una estrategia que terminaría alejando a los hinchas de las urnas y sosteniéndolo en el poder sin comicios. Les permitió a los asociados dejar de pagar la cuota mensual sin perder el beneficio de entrar al Coloso, provocando una reducción muy importante en el número de personas en condiciones de votar. Así se sostuvo en el cargo hasta diciembre de 2008. Con este antecedente, los sectores opositores salieron con los tapones de punta y compararon aquellas medidas con las de Bermúdez.

"La promoción de socios no está bien explicada, seguramente la tendremos que replantear", reconoció públicamente el Secretario José Menchón. Puertas adentro, según pudo averiguar Rosarioplus.com, la dirigencia asumió, de entrada, que se equivocó al comunicar abiertamente que el beneficio también es para los que ya son socios, pero no considera que esté mal el canje de años por antigüedad. “No se va a manipular el padrón de socios para las elecciones porque el que acceda a la promoción va a llegar a 2020 con la antigüedad necesaria. Tiene fines recaudatorios, lejos de lo que plantea la oposición”, explicó una fuente del club.

El argumento de la CD en relación a los comicios es veraz. Cualquier simpatizante que se adhiera a la campaña, que se extenderá hasta el 28 de enero y tiene un cupo de 1974 personas, tendrá los 2 años de antigüedad necesarios para votar en las próximas elecciones, fijadas por estatuto para el segundo domingo de diciembre de 2020. El problema radica, por ejemplo, en si se debe convocar a las urnas de manera anticipada, como ocurrió en 2016.

Otro punto que genera dudas es el beneficio económico para el club. Los socios que decidan adherir a la nueva campaña ya están pagando la cuota mensual que representa ingresos genuinos a la tesorería, por lo cual el cambio, en esos casos, no se vería reflejado como nuevas entradas de dinero. Seguirán pagando los que ya lo hacían. Los dirigentes evaluarán progresivamente la efectividad de la campaña, teniendo en cuenta que, para que sea exitosa, requieren que la gran mayoría de los hinchas que tomen la promoción sean socios nuevos y no viejos.

COMENTARIOS

*Los comentarios que integran esta discusión no representan la opinión de RosarioPlus. Son opiniones personales de los usuarios

Seguí leyendo