sec-corbata

Idas, vueltas y gritos en el comienzo del juicio

La primera audiencia del juicio contra la banda Los Monos comenzó este martes con marchas y contramarchas. Primero hubo una demora atribuida a la negativa de los ocho imputados que están detenidos bajo prisión preventiva a ingresar a la sala como protesta por sus condiciones de detención. Luego, un incidente menor con una asesora de una de las defensas. Ahora esperan que el trámite comience hacia las 11.30 de una vez por todas.

Los acusados, a través de sus abogados, interpusieron un recurso de hábeas corpus para solicitar cumplir la prisión preventiva en la Unidad Penal Nº 11 de Piñero, donde estaban antes de ser trasladados a la penitenciaría de la ciudad de Pérez para comenzar el juicio. Aducen que las condiciones de alojamiento allí son deficientes y no garantizan derechos mínimos de hábitat, por lo que solicitaron regresar a la cárcel de Piñero y ser trasladados a diario desde allí para asistir a las audiencias. 

Las sillas vacías de los acusados que están bajo prisión preventiva.
Luego, aceptaron entrar y las ocuparon. (JJ García)

Según señaló este martes la fiscal de Cámara María Eugenia Iribarren, el pedido será concedido a partir del jueves próximo. Esa posibilidad -trasladar a los ocho cada día de audiencia- era lo que el Ministerio de Seguridad quería evitar para no propiciar intentos violentos de rescate o de agresión contra el convoy de traslado. 

El juez Juan Andrés Donnola será quien resuelva el hábeas corpus interpuesto. 

Los ocho principales incriminados en la investigación son Ariel "Guille" Cantero, Ramón Machuca (alias Monchi Cantero), Ariel Máximo Cantero ("El Viejo"), Mariano Salomón, Emanuel Chamorro, Leandro Vilches, Andrés "Gitano" Fernández y Walter Jure.

El resto de los imputados ingresó minutos después de las 9 a la sala y ocupó su lugar en el sector destinado a los enjuiciados.

Cuando parecía todo encaminado, Norma Acosta -una asesora de la abogada Romina Bedetti, defensora de Lorena Verdún, ex pareja del Pájaro Cantero- se sentó en una de las sillas destinadas a los imputados. Cuando la policía fue a retirarla para que libere el lugar indebidamente ocupado, la mujer estalló en gritos: "Los voy a denunciar por violencia laboral y de género", prometió primero. Y luego: "Acá tengo las pruebas de que este juicio es una farsa". Luego de eso, se marchó.

Guille Cantero (con anteojos), su padre, Máximo Ariel (penúltimo en la fila) y Monchi Cantero (último), ya sentados en el banquillo de acusados. (Juan José García)

La mujer en cuestión es Norma Acosta, viuda Miguel Saboldi, que murió en 2012 en un incendio intencional dentro de la Alcaidía de Policía, en Francia al 5200. Saboldi había sido detenido días antes durante el polémico allanamiento a una chacra en las afueras de la localidad de Alvear. El episodio en el que murió Saboldi sigue impune. 

Se aguarda el ingreso de los miembros del tribunal que dirigirá el juicio, el presidente Ismael Manfrín y las vocales Marisol Usandizaga y María Isabel Mas Varela, y los fiscales Gonzalo Fernández Bussy, Luis Schiappa Pietra, Osvaldo Moscetta, María Ballari y Alejandra Rodríguez. 

COMENTARIOS

*Los comentarios que integran esta discusión no representan la opinión de RosarioPlus. Son opiniones personales de los usuarios

Seguí leyendo