sec-juego

El ex Central que reparte sus horas entre fútbol, dibujos y literatura

No todos los futbolistas tienen solamente una pelota en la cabeza y varios ejemplos a lo largo de la historia lo han dejado claro. Sin embargo, no es sencillo encontrar en el mundo de "la redonda" a quienes dedican su tiempo libre a actividades fuera del deporte. Ignacio Boggino es un caso. El ex defensor de Central, actual de Temperley, es un apasionado del dibujo y la literatura, a tal punto que él mismo dictó un taller de lectura para socios del club "gasolero", presidido hasta hace pocos días por el cineasta Alberto Lecchi. 

Nacho, que se formó en Morning Star, el club de su barrio, se dio el lujo de jugar en la primera de Rosario Central, algo que por aquellos años lo obsesionaba. "Estaba desesperado por llegar. En Rosario no es tan fácil, más para mí que nunca fui un virtuoso", contó en su visita a Hoja de Ruta por Sí 98.9. Sin embargo, por aquellos años a Boggino ya la merodeaban otras cosas en la cabeza. Estudiaba publicidad y creía que debía tener una alternativa en caso de que finalmente el fútbol le diera la espalda. 

"Si sos bueno de chico (en el fútbol), es una cagada. No tenés mucho lugar para la maniobra. El fútbol es divertido hasta que se vuelve un trabajo", opinó el marcador central que también pasó por Patronato y Arsenal. 

Escuchá la nota completa

Una pinturita

"Antes comentaba que dibujaba y a nadie le importaba", lamentó Boggino al recordar tiempos pasados. Por estos días, sin embargo, comparte plantel con otros futbolistas a los que la movida cultural los atrae. Para ellos, Temperley parece un club a su medida. De hecho, hasta hace pocos días la presidencia estuvo a cargo de Alberto Lecchi, cineasta y guionista de algunos éxitos televisivos como Epitafios o Mujeres Asesinas.

Boggino recordó un episodio que lo llevó a animarse a llevar un libro a la concentración. "De chico, ver a un compañero con un libro te marca. Al primero que vi con un libro fue a Ezequiel González. Hoy nosotros en Temperley le regalamos libros a los chicos", contó.

Finalmente el defensor concluyó: "El futbolista tiene tiempo, pero no te enseñan a utilizarlo y es más fácil derrocharlo. Es más fácil divertirse en un shopping que ir a una librería".

COMENTARIOS

*Los comentarios que integran esta discusión no representan la opinión de RosarioPlus. Son opiniones personales de los usuarios

Seguí leyendo