Convenios urbanísticos: la eterna demora de las retribuciones privadas

En el presupuesto de este año, la Municipalidad volvió a proyectar obras de desarrolladores privados que ya deberían estar concluidas. El monto total supera los 200 millones de pesos. Hay trabajos que están programados desde 2014

Por quinto año consecutivo, la Municipalidad volvió a colocar en su presupuesto de gastos obras de infraestructuras de desarrolladores que ya deberían estar finalizadas e inauguradas. Se trata de las “retribuciones” que los privados adeudan por los convenios urbanísticos firmados en su día con el Palacio de los Leones. Puerto Norte es la zona más perjudicada.

El atraso en estas obras fue uno de los principales tema de debate a comienzos del año pasado en el Concejo. Los bloques opositores pusieron el grito en el cielo al ver que en el proyecto de presupuesto del 2017 figuraban trabajos que habían sido anunciados en anteriores balances.

“Los privados patean las obras para adelante. Es un clásico”, coincidieron la mayoría de los ediles que no forma parte de las filas oficialistas. Los más enérgicos en el reclamo fueron Alejandro Roselló (PRO) y Norma López, del Frente para la Victoria (FpV).

El concejal macrista pidió que el Ejecutivo “intime y sancione” a los desarrolladores por “beneficios de la ciudad que brillan por su ausencia”. “La fórmula de convenios público privados pierde sentido con estos incumplimientos”, planteó.

En la misma línea, López se quejó porque “los beneficios para la ciudad son siempre los aspectos que más se postergan en este tipo de convenios”. "El municipio les permite a los desarrollos urbanísticos el cambio de las reglas de juego", agregó con preocupación.

Los concejales pidieron informes y desde el municipio se comprometieron a dar una respuesta. Pero pasó el tiempo y el panorama no se modificó. El tema volvió a instalarse en la agenda mediática a mediados de año, cuando se anunció el desembarco del hotel Sheraton en Puerto Norte.

Puerto Norte contiene emprendimientos donde
los incumplimientos se hacen visibles.

La empresa Servicios Portuarios S.A intentó ceder sus indicadores de construcción sin terminar la obra del Parque de la Arenera. La firma debía construir un paseo verde ribereño con pasarelas continuas a la barranca, ramblas y plazas, pero solo cumplió con el asfaltado de la vereda y con el recambio de las barandas.

En el presupuesto del 2018 se reedita la misma situación en lo que respecta a los convenios urbanísticos. Nueve de las diez obras proyectadas ya deberían, cuanto menos, con tareas muy avanzadas. Algunos proyectos se repiten desde 2014, cuando el gobierno local fue obligado a incluir el detalle de las retribuciones privadas.

El municipio espera para que este año los privados desembolsen 208 millones de pesos, el 10% de lo que saldrá de las arcas públicas para trabajos de infraestructura. La acumulación de las postergadas inversiones está a la vista: el año pasado el monto proyectado fue de 133 millones y en 2016 de 130.    

Algunas obras

El presupuesto contempla nueve obras y una compensación económica por un convenio caído. Los trabajos a realizar en las inmediaciones de predio de Palos Verdes son los únicos que no se repiten en la proyección de gastos de balances anteriores.

La ejecución de calles en la Unidad 1 de Puerto Norte (desarrollo inmobiliario Metra) figura en los presupuestos del 2017 y 2016. La concreción de un “espacio público” en la misma zona ya se había programado el año pasado. Las obras siguen pendientes.

Otro plan de infraestructura que vuelve a aparecer este año es el de la avenida de las Tres Vías, entre Avellaneda y Alberdi, que la firma Kinko S.A. debe aportar como contrapartida de un convenio rubricado en la zona. La obra se contempló en 2014, 2015, 2016 y 2017.

Lo mismo ocurre con las intervenciones hidráulicas de la avenida Miglierini y la puesta a punto de la traza de avenida Sorrento, tarea viene postergando el Grupo Di Santo, como compensación por la construcción del megaoutlet Paso del Bosque, que se levanta sobre  Circunvalación.

El Grupo Transatlántica debe ejecutar obras de infraestructuras y de espacio público por su desarrollo inmobiliario en Puerto Norte (Hotel). Se proyectaron en 2017, aunque se avanzó poco y nada.

COMENTARIOS

*Los comentarios que integran esta discusión no representan la opinión de RosarioPlus. Son opiniones personales de los usuarios

Seguí leyendo