sec-corbata

Confirman condena por homicidio a un policía a las órdenes de Monchi Cantero

Es Juan Angel Delmastro, que trabajaba en Drogas Peligrosas, y que le marcó al jefe de Los Monos un supuesto kiosco de drogas fuera de su control. En la balacera consecuente sobre esa casa, murió una adolescente. El tribunal rechazó la apelación pero le concedió prisión domiciliaria

 

El ex agente de la División de Inteligencia de Drogas Peligrosas de la Policía, Juan Ángel Delmastro seguirá cumpliendo la condena de 6 años y 6 meses de prisión domiciliaria que pesa sobre él desde 2015 porque la Justicia local denegó su apelación.

El Tribunal Oral de Apelación de 2ª Instancia, integrado por José Luis Mascali, Carina Lurati y Carlos Carbone, decidió mantener la sentencia al suboficial de Policía, de 52 años, por haber sido partícipe secundario en la muerte de Lourdes Nerina Cantero, de 14 años, ocurrido el 14 de mayo de 2013. Los magistrados siguieron la decisión anterior del Juzgado 6º a pesar de que la Fiscalía había pedido que sean 9 por tratarse de un oficial de las fuerzas de seguridad. La defensa del policía sí logró, en cambio, que la condena sea en formato domiciliario aludiendo enfermedades cardíacas, diabetes e intentos de suicidios reiterados.

Siempre según el fallo al que accedió RosarioPlus, Delmastro fue acusado de “habilitar” la balacera a una casa de Conscripto Bernardi al 6300. Cerca de las 22, un grupo de personas en moto dispararon contra la vivienda e hirieron a Lourdes Cantero que murió horas más tarde en el Hospital Roque Saenz Peña. Antes, el presunto autor material, apodado Gaby, y el intelectual, Ramón “Monchi” Cantero, habían hablado por teléfono con Delmastro. Apodado “Tibu”, los hombres pidieron que indicase si la casa de Lourdes, donde supuestamente funcionaba un bunker de droga de venta ilegal, “estaba habilitada”. De acuerdo con la investigación de los fiscales y las escuchas telefónicas, el agente dijo: “Dale para adelante”, dando a entender que podían atacar el lugar. El motivo de la balacera se debió, siempre según deslizaron los pesquisas, a riñas entre las familias y posiblemente una competencia por quién comercializaba en la zona.

En la apelación los jueces ratificaron la medida dispuesta en primera instancia: 6 años y 6 meses de prisión domiciliaria más inhabilitación para prestar servicio, pero deberá entregar documentación a la Justicia que avale las enfermedades que acusó el ex agente.

COMENTARIOS

*Los comentarios que integran esta discusión no representan la opinión de RosarioPlus. Son opiniones personales de los usuarios

Seguí leyendo