sec-reposera

Un documental rosarino reivindica la familia “trava” y la infancia trans

En la búsqueda de naturalizar la diversidad sexual y de identidades de género, la realizadora audiovisual Lucrecia Mastrángelo realizó el documental “El laberinto de las lunas”.

El recorte de la cineasta fue de tres realidades rosarinas: dos maternidades trans muy diferentes, y una niña que decidió su sexo y fue la primera en cambiar en consiguiente su Documento Nacional de Identidad. El estreno con entrada gratis será el viernes 22 de noviembre a las 20.30 en cine El Cairo, Santa Fe 1120.

Mastrángelo relató en La Mirilla de Sí 98.9 acerca de su película que “ellas se auto perciben orgullosamente travas, tomaron el término despectivo que le fue impuesto y se lo apropiaron. El film narra su vida cotidiana, Carla Ojeda es militante trans, y con su marido adoptaron niña de 12 años hace un año, y están felices. Maira vive en zona sur y tiene un hijo de crianza de veintipico de años, que cuando iba a nacer su mamá decidió dárselo a ella en adopción, y ella lo abrazó y lo crió como una madraza tremenda”, contó la cineasta.

Las películas de Mastrángelo suelen apuntar a la denuncia social, pero esta vez, aseguró, "busqué un relato más emotivo, más alegre y con esperanza de que les niñes nos lleven a un mundo más igualitario".

Aseguró Lucrecia que la intención de esta película es “que se familiaricen estas otras familias que conviven en la ciudad y que no son tan diferentes, podemos tenerlas en la familia de uno. Son iguales, pero no aun en derecho. Me interesa hacer pensar, polemizar, el arte está para molestar, puede que a alguno le genere incomodidad”.

El tema de la infancia trans, de la autopercepción del género por fuera de lo biológico, es contado por Gabriela Mansilla, la mamá de Luana, la primera niña que logró su DNI hace unos años. “Ahora tiene 12 años, y ahora se pregunta sobre hacerse tratamientos hormonales o no”, detalló.

La cineasta contó que le resultó importante la temática ya que “por más que esté la ley de identidad de género y de matrimonio igualitario, el entorno sigue siendo hostil. Estamos a años luz de resolver los problemas, como el cupo laboral trans, que al no existir todavía (se está tratando en la Legislatura), ellas están obligadas a prostituirse, y mueren jóvenes".

En el relato de El laberinto de las lunas transcurren las historias con poemas y reflexiones de Susy Shock, como la frase que se reproduce en el mismismo flyer: “El abrazo que no damos es el agujero que dejamos en las infancias”.

COMENTARIOS

*Los comentarios que integran esta discusión no representan la opinión de RosarioPlus. Son opiniones personales de los usuarios

Seguí leyendo